Tenerife Sur

Toda la comarca participó ayer en la ofrenda a la Virgen de Abona

Los frutos tributados a la patrona del Sur serán entregados a los hermanos de la Cruz Blanca, que atienden a personas afectadas por problemas psíquicos en dos centros que gestionan en La Laguna y en San Miguel de Abona.
EL DÍA, Arico
14/sep/03 19:42 PM
Edición impresa

La Virgen de Abona fue ayer la protagonista del final de las fiestas patronales de Arico con la tradicional ofrenda de flores, frutos y alimentos, que en los últimos años se ha convertido en un acto de generosidad por parte de los vecinos del municipio y de las personas que quieren colaborar con el fin de este evento, pues todas las ofrendas a la Virgen son donadas a los hermanos de la Cruz Blanca, que se encargan de cuidar a personas disminuidas psíquicas.

En esta edición, Nuestra Señora de Abona, que ostenta el título de Patrona del Sur de Tenerife, ha recibido, por primera vez en su historia, la ofrenda floral de los municipios que conforman la comarca de Abona (Vilaflor, Granadilla de Abona, Arona, San Miguel de Abona, Fasnia y Arico, como anfitrión, y de Candelaria como localidad invitada. Todas esas corporaciones estuvieron representadas.

Los actos comenzaron a las 18.00 horas con la celebración de la misa y continuaron con la tradicional ofrenda, que contó en esta ocasión con las actuaciones de los grupos folklóricos Secundino Delgado, de Charco del Pino (Granadilla); Atenguajos, del Tablado (Güímar); Cueva Honda, de Las Maretas; Los Labradores de Abona; Tercera Edad, de Las Maretas, y Las Hiedras, de La Sabinita, además de dos rondallas de Candelaria.

Esta manifestación de generosidad constituye una de las devociones marianas más populares de Tenerife. Durante la tarde de ayer volvió a quedar de manifiesto la generosidad de cientos de personas que ofrecieron parte de lo que tienen para una causa justa, ya que todas las ofrendas realizadas serán entregadas a los hermanos de la Cruz Blanca, ""un colectivo sin ánimo de lucro que se encarga de cuidar a personas disminuidas psíquicas y que viven de los donativos y generosidad de los demás"". Su labor encomiable la realizan en los centros que gestionan en San Cristóbal de La Laguna y en Las Chafiras (San Miguel de Abona), según informó el Ayuntamiento de Arico.