Tenerife Sur

El Cabildo prevé abrir el Barranco del Infierno en breve

Todavía falta que se concluya la elaboración del reglamento de uso, el plan de emergencias y el material gráfico que apoyará la información que se proporcione a los visitantes de la zona.
EL DÍA, Adeje
12/nov/03 19:46 PM
Edición impresa

EL DÍA, Adeje

El Cabildo de Tenerife tiene prevista la reapertura del sendero del Barranco del Infierno en las próximas semanas, una vez que sea completado el proceso de puesta a punto del sistema de gestión. Después de llevar a cabo los trabajos contemplados en el proyecto, se está terminando de elaborar el reglamento de uso, el plan de emergencias y el material gráfico que apoyará la información suministrada a los visitantes. También se desarrolla en la actualidad la selección del personal que se va a encargar de atender a los usuarios en sus recorridos y que recibirá una formación básica sobre los valores existentes en el espacio.

Para el consejero responsable del área de Medio Ambiente y Paisaje del Cabildo, Wladimiro Rodríguez, "éste es uno de los puntos más visitados de la Isla, porque posee unos indudables atractivos naturales".

Dice que "nuestra obligación" es procurar que el paraje se mantenga lo más inalterable posible a pesar de la presencia constante de personas.

"Lo que se ha hecho con este proyecto ha sido precisamente compatibilizar ambos conceptos" y "para ello se ha favorecido la introducción de elementos que garanticen la comodidad y la seguridad, y a la vez nos permitan proteger el medio", según Rodríguez Brito.

Los trabajos se han prolongado durante varios meses y han afectado a los 3.125 metros con que cuenta el sendero. Con ese fin, los técnicos redactores del proyecto redefinieron el trazado del camino en distintos sectores de manera que se pudiera buscar una mejor adaptación al terreno.

También se ha llevado a cabo la reposición de los pilotes que jalonan el recorrido y la construcción de nuevos muros de contención. En esta última labor han sido utilizadas las mismas piedras de las paredes que cumplían anteriormente dicha función y que al caer provocaron la práctica desaparición del trazado en algunos puntos.

Paralelamente, se ha realizado la retirada de grandes piedras que se habían desprendido de las laderas y caído al camino, que ha sido ensanchado en varios tramos.

Además, se ha hecho una docena de escalones en el área de acceso a las cascada, situada en el final del sendero, que fueron tallados en la roca. Con esto se evita el riesgo que suponía para los usuarios el circular por una superficie muy deslizante.

El Cabildo de Tenerife tiene prevista la reapertura del sendero del Barranco del Infierno en las próximas semanas, una vez que sea completado el proceso de puesta a punto del sistema de gestión. Después de llevar a cabo los trabajos contemplados en el proyecto, se está terminando de elaborar el reglamento de uso, el plan de emergencias y el material gráfico que apoyará la información suministrada a los visitantes. También se desarrolla en la actualidad la selección del personal que se va a encargar de atender a los usuarios en sus recorridos y que recibirá una formación básica sobre los valores existentes en el espacio.

Para el consejero responsable del área de Medio Ambiente y Paisaje del Cabildo, Wladimiro Rodríguez, "éste es uno de los puntos más visitados de la Isla, porque posee unos indudables atractivos naturales".

Dice que "nuestra obligación" es procurar que el paraje se mantenga lo más inalterable posible a pesar de la presencia constante de personas.

"Lo que se ha hecho con este proyecto ha sido precisamente compatibilizar ambos conceptos" y "para ello se ha favorecido la introducción de elementos que garanticen la comodidad y la seguridad, y a la vez nos permitan proteger el medio", según Rodríguez Brito.

Los trabajos se han prolongado durante varios meses y han afectado a los 3.125 metros con que cuenta el sendero. Con ese fin, los técnicos redactores del proyecto redefinieron el trazado del camino en distintos sectores de manera que se pudiera buscar una mejor adaptación al terreno.

También se ha llevado a cabo la reposición de los pilotes que jalonan el recorrido y la construcción de nuevos muros de contención. En esta última labor han sido utilizadas las mismas piedras de las paredes que cumplían anteriormente dicha función y que al caer provocaron la práctica desaparición del trazado en algunos puntos.

Paralelamente, se ha realizado la retirada de grandes piedras que se habían desprendido de las laderas y caído al camino, que ha sido ensanchado en varios tramos.

Además, se ha hecho una docena de escalones en el área de acceso a las cascada, situada en el final del sendero, que fueron tallados en la roca. Con esto se evita el riesgo que suponía para los usuarios el circular por una superficie muy deslizante.