Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Canarias le exige al Estado que busque una solución al gas radón leer

Arico rechaza la instalación de más granjas porcinas en su suelo

En la actualidad se registra un importante movimiento vecinal contrario a la ubicación de una industria de este tipo en las inmediaciones del trazado proyectado para la futura carretera, que enlazará Abades y la Villa, y al traslado a la misma zona de una empresa del ramo situada en La Sabinita de Arona.
EL DÍA, Arico
18/dic/03 19:48 PM
Edición impresa

EL DÍA, Arico

Arico "no está dispuesto" a convertirse ahora en el lugar elegido para la instalación de granjas porcinas. Así lo afirma el grupo de gobierno que estudia la aplicación de medidas jurídicas para evitar la construcción de una instalación de este tipo en la zona conocida como Llanos de la Esquina y al traslado a dicho lugar de una industria similar que se encuentra en Arona.

Las autoridades locales recuerdan que hasta el momento ya se han registrado dificultades con establecimientos de este tipo que existen en la geografía ariquera, situación que ha llevado a la administración a acudir a la justicia. Sin embargo, se han gestionado medidas para tratar de ordenar la actividad de forma que se concentren en espacios adecuados para ello y que no conlleven molestias para la ciudadanía.

En el caso de Llanos de la Esquina, aseguran que las más de 20 asociaciones existentes en Arico respaldan a quienes se oponen a que una empresa del sector instale una granja de cerdos en las inmediaciones del trazado proyectado para la nueva carretera que enlazará la autopista, a la altura de Abades, con Villa de Arico, centro administrativo del municipio.

Se da la circunstancia de que dicha carretera está llamada a ser la vía principal de comunicación entre la costa y la medianía ariquera y que el proceso para su construcción, que requerirá una inversión cifrada en torno a seis millones de euros, comenzará en el primer trimestre del año 2004.

Los vecinos, según explica el grupo de gobierno, no quieren que en ese tramo se ubique tal industria teniendo en cuenta la experiencia de las dos granjas en activo que hay en el municipio, "amargan la vida a quienes viven en su entorno debido a que producen mal olor, gran cantidad de moscas, los purines se vierten indebidamente y los animales muertos se depositan sin ningún tipo de precauciones".

En la actualidad, el ayuntamiento trabaja para disponer del suelo que requeriría habilitar una zona en un lugar apartado dentro de la geografía municipal para destinarlo a esta actividad, "algo que no resulta de fácil solución".