Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Canarias le exige al Estado que busque una solución al gas radón leer

La bonanza del tiempo dispara la "huida" de los tinerfeños al monte

El Cabildo de Tenerife ha constatado que la ocupación de las zonas de acampada será este año mayor que nunca. El calor y la masificación de la costa parecen estar detrás de ello.

EL DÍA, S/C de Tenerife
24/mar/02 12:01 PM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

La subida de las temperaturas de los últimos días, justo en puertas de las vacaciones de Semana Santa, ha provocado un aluvión de solicitudes para hacerse con una de las 880 plazas diarias que el Cabildo de Tenerife oferta en una de las 17 zonas de acampada que existen en la Isla.

De hecho, según ha podido confirmar este periódico a través del consejero insular de Medio Ambiente, Wladimiro Rodríguez, el lleno que registrarán los campamentos y zonas de acampada tinerfeñas no tiene parangón en los últimos años, puesto que la práctica totalidad de las plazas ofertadas, sobre todo desde el jueves hasta el domingo, ya han sido copadas.

Las zonas de acampada que más atraen a los campistas, como suele repetirse todos los años, son la de Barranco Fuente Pedro, que durante 5 días estará al máximo de su capacidad, cifrada en 150 personas, y otras como Arenas Negras y Fuente del Llano que, con cien plazas cada una, también tendrán una ocupación casi absoluta.

El resto de las plazas se distribuyen entre las de Chanajiga, La Caldera y Ramón el Caminero, con 50 cada una, El Lagar y Las Lajas, con 40; y Las Hayas, Las Raíces y Los Pedregales, con 30 plazas de capacidad. Completan la lista otras áreas como las de Llano de los Viejos, La Ensillada, La Tahona, La Vica y Los Frailes y que, aún teniendo menor capacidad, también contribuirán a albergar las más de 5.000 pernoctaciones estimadas por el Cabildo tinerfeño para los próximos días.

Lejos de la playa

El máximo responsable en materia de medio ambiente a nivel insular quiso destacar el hecho de que, año a año, se vaya ampliando la lista de los tinerfeños que optan por hacer uso de las zonas de acampada existentes en el monte, en lugar de hacerlo descontroladamente en las costas de la Isla.

En su opinión, "los que acuden a los montes tinerfeños, en su mayoría jóvenes y por lo general con mayor conciencia ecológica que los campistas de costa, no hacen de las zonas de acampada una extensión de la ciudad, pretendiendo cargar con la música y el ruido a cuestas".

Eso no significa, según dijo, que haya que bajar la guardia, por lo que se ha dispuesto un operativo especial para evitar cualquier conato de incendio.