Tenerife

Las obras del centro sociosanitario se adjudicarán a final de año

Después de que ninguna empresa concurriera al procedimiento abierto, el Cabildo decidió arbitrar la fórmula de la contratación negociada. Los nuevos pliegos están aprobados y preparados, por lo que la consejera de Asuntos Sociales, Cristina Valido, prevé que a partir de septiembre lleguen las ofertas.
S. LOJENDIO, S/C de Tenerife
3/ago/03 12:19 PM
Edición impresa

S. LOJENDIO, S/C de Tenerife

El Consejo Rector del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), órgano dependiente del Cabildo de Tenerife, decidió recientemente arbitrar la fórmula del procedimiento negociado para adjudicar las obras del centro sociosanitario de Santa Cruz, el antiguo hospital Militar, una vez que el concurso por procedimiento abierto fue declarado desierto al no haber concurrido ningún ofertante.

La consejera de Asuntos Sociales de la Corporación insular, Cristina Valido, aseguró a EL DÍA que el nuevo pliego de condiciones ya está aprobado y preparado, por lo que prevé que "podamos comenzar a recibir las ofertas en septiembre y tengamos adjudicadas las obras antes de final de año".

La creación del centro sociosanitario de Santa Cruz supone una inversión superior a los 25 millones de euros (4.200 millones de pesetas), cantidad que será aportada en su mayor parte por el Cabildo de Tenerife, que además ha destinado 3,6 millones de euros (600 millones de pesetas) en terrenos para adquirir la propiedad del Gobierno de Canarias.

El inmueble incluirá un área de hospitalización de larga estancia para 150 plazas; un centro de día con otras 30 y un club de mayores que puede albergar alrededor de 300 personas. Asimismo, también acogerá la sede del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS).

El proyecto

Dada la necesidad de conservar una parte sustancial del inmueble, debido a su valor arquitectónico, los técnicos autores del proyecto han planteado como solución, la eliminación del añadido al primitivo hospital por su costado sur, junto al barranco de Santos.

En su sustitución se edificará un nuevo volumen, de menores proporciones, que acogerá el club social. De igual manera, también se eliminarán las construcciones existentes en los patios interiores, que serán recuperados como espacios de luz, ventilación y sosiego.

Por el contrario, sí se conservarán las fachadas que dan a las calles Galcerán e Iriarte y, de forma parcial, la que completa la finca por Ramón y Cajal.

Según recoge el proyecto, en el edificio se prevén cuatro grandes áreas funcionales. La administrativa ocupará el edificio de frente a la calle Galcerán y la hospitalaria se ubicará en los cuerpos interiores, y en la planta superior de la zona que da a la calle Iriarte. El centro de día ocupará la planta inferior de esa zona, y el club social se instalará en un área frente al barranco y dispondrá de un acceso independiente. Además, también se reserva un espacio para el área de intervención social.

Para el diseño del complejo, que cuenta con una superficie de 18.000 metros cuadrados, se ha tenido en cuenta, en primer lugar, la integración del edificio con el entorno, para lo que se ha estudiado la traza de las calles pendientes y la plaza prevista en el planeamiento urbanístico.

En un lateral del recinto estará situado el acceso al aparcamiento que ocupará, en parte, el subsuelo de la calle Iriarte y la plaza, que se integrará en el conjunto edificado como una extensión. De igual forma, también se propone la ocupación de parte del subsuelo de la calle María Vicenta López de Vicuña, para alojar determinadas dependencias de tipo técnico.

Una serie de volúmenes

En cuanto al propio inmueble, está concebido como una serie de volúmenes que mantienen la estructura tipológica en forma de peine y patios del proyecto original, respetándose la misma cota de coronación del edificio primitivo.

Así, se toma como referencia la línea de cornisa del edificio original, situada en la segunda planta. Los pisos bajos de los cuerpos centrales del edificio quedarán por debajo de la rasante de la calle Ramón y Cajal, lo que permite obtener una superficie suficiente donde albergar las habitaciones dobles del centro de hospitalización y los servicios sanitarios.