Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Fracasa la moción contra el Gobierno francés por su gestión de la protesta de los "chalecos" leer
ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (26) LOS SILOS

LOS SILOS envejece acurrucado en su esquina

Con un crecimiento vegetativo deficitario y el 29 por ciento de la población encuadrada en el grupo de edad de 65 y más años, este municipio norteño mantiene su dinámica demográfica por el aporte de los extranjeros (alemanes, ingleses y venezolanos), que suponen más del 13 por ciento del padrón de 2001.
S. LOJENDIO, S/C de Tenerife
4/sep/03 12:20 PM
Edición impresa

Acabada la conquista, el primer núcleo de poblamiento de Los Silos se debió a castellanos, catalanes, extremeños, portugueses y genoveses, al que se uniría un flujo humano procedente de La Gomera, El Hierro y también Gran Canaria.

El nombre del municipio hace referencia a los tres depósitos de cereales construidos por el portugués Gonzalo Yanes, probablemente a finales del siglo XV, tal y como señala un trabajo obra de Alberto Darias y Teresa Purriños.

La agricultura cerealística, con excedentes para la exportación, era la principal fuente de ingresos del municipio, junto al cultivo de caña de azúcar. Las fuentes hablan de que a mediados del XVI el lugar contaba con un centenar de habitantes y un alcalde real dependiente del Cabildo de La Laguna, nombrado por el Corregidor de la Isla.

Los comienzos del siglo XVII, sin embargo, no fueron afortunados. Una epidemia de peste que se prolongaría hasta el año 1606 azotó la zona Norte de la Isla, llegando incluso hasta La Laguna, pero a pesar del desastre Los Silos conseguía doblar su población.

El siglo XVIII representó un periodo de cierta prosperidad y de aquella época se refiere cómo el centro del lugar era la plaza principal, donde residían 16 habitantes. Hacia ella convergían la calle de la Estrella, con 62 vecinos; la que es probable fuera actual calle de El Calvario, que acogía 22; la del Olivo, con 105; la Herrería, que sumaba 47 residentes; la calle de En Medio, con 46, o la de La Rosa, con sólo 4, mientras sobre La Montañeta habitaban 28 vecinos.

Los censos de finales del XVIII concedían a Los Silos una población que oscilaba entre 965 y 923 almas, mientras el padrón parroquial registraba en 1769 un total de 968 habitantes, entre ellos una pareja procedente del Realejo, un palmero y dos esclavos negros.

Desde el siglo XIX se observa que el sostenimiento de la población se debe a causas externas y no a vegetativas, como la emigración hacia América, y esto explica la mayor presencia de mujeres.

La población seguía teniendo como principal actividad las tareas del campo y, lógicamente, los recursos económicos se generaban a partir de la agricultura, fundamentalmente los cereales; también con la ganadería, caprino y vacuno, principalmente, además de la explotación de montes y aguas, gracias a nueve nacientes de propiedad privada de donde se extraían unas 4.560 pipas al día.

Los Silos se distribuía en 19 caseríos y un lugar, mientras las comunicaciones se reducían a dos caminos: el Real y el de Daute.

A comienzos del siglo XX, el municipio sumaba una población de 1.452 habitantes, mientras que una centuria después, en 2001, había alcanzado los 5.426 vecinos.

En el momento presente, con un crecimiento vegetativo deficitario, una alta tasa de envejecimiento y la escasa incidencia de flujos llegados desde otros municipios, Los Silos mantiene una dinámica demográfica creciente gracias el aporte que le supone la inmigración extranjera, constituida en su mayoría por grupos de alemanes, británicos y venezolanos.

Lo cierto es que la progresiva mejora de las comunicaciones ha provocado que fueran apareciendo en la vertiente Norte de la Isla una serie de enclaves residenciales, caracterizados por su lejanía de los tradicionales focos de atracción. Este factor, unido a una política de promoción inmobiliaria destinada a captar flujos humanos, explicaría la presencia en el municipio de un turismo foráneo, integrado por jubilados y pensionistas, que busca el atractivo ambiental de los espacios de costa (Parque Sibora), a los que en el caso de Los Silos se suma el componente de los emigrantes retornados, también en edad inactiva, que se instalan en la cabecera municipal.

Recursos para los mayores

Los datos estadísticos del padrón municipal que maneja el Ayuntamiento de Los Silos para el periodo de 2002 constatan un creciente envejecimiento de la población. Así, de los 5.540 habitantes censados, concretamente 1.267 vecinos se corresponden con el grupo de edad mayor de 65 años y, entre ellos, 577 son hombres y 690 mujeres. En valores absolutos, esta cifra representa algo más de un 29 por ciento de la población total del municipio. Esta circunstancia está incidiendo de forma negativa en los recursos que se destinan a la Tercera Edad y tal es así, que el ayuntamiento silense ya ha solicitado ayuda al Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) para la dotación de unos equipamientos necesarios en la residencia de mayores.

ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (26) LOS SILOS