Santa Cruz de Tenerife

La segunda fase del asfaltado en la autopista del norte se iniciará el 27 y durará diez meses

Santa Cruz de Tenerife, Europa Press
13/nov/17 11:00 AM
eldia.es

Angel_Hernandez

El Cabildo de Tenerife iniciará la noche del 27 de noviembre la segunda fase de la actuación de asfaltado en la autopista del norte (TF-5), que se desarrollará en ambos sentidos entre La Laguna y Los Realejos (kilómetros 13 al 39) durante los próximos diez meses, en concreto, hasta mediados de septiembre.

Las mejoras previstas contarán con una inversión de casi 7,5 millones de euros y se realizarán en el marco de una inversión global de más de 23 millones que el Cabildo está llevando a cabo en las dos autopistas (TF-1 y TF-5) para regenerar el estado actual en que se encuentran y, al mismo tiempo, facilitar la movilidad de los ciudadanos y visitantes que a diario las transitan.

Para informar sobre las obras de mejora, este lunes se ha celebrado una rueda de prensa en la Casa del Vino de El Sauzal que ha contado con el presidente del Cabildo, Carlos Alonso; el director insular de Fomento y Movilidad, Miguel Becerra; la directora insular de Carreteras y Paisaje, Ofelia Manjón, y los alcaldes de los municipios afectados.

En su intervención, el presidente del Cabildo destacó que se trata de una obra "muy importante" que permitirá completar el asfaltado integral de las dos autopistas -principales arterias viarias de alta capacidad de la isla- y que se une al conjunto de acciones que la Corporación viene desarrollando desde 2015 en todas las vías insulares que, juntas, alcanzan una inversión global de 125 millones

Carlos Alonso añadió que son trabajos "complejos", por lo que para que las molestias a los conductores sean las menos posibles, los trabajos de asfaltado se realizarán en horario nocturno, de 22.00 a 06.00 horas, de jueves a domingo, excepto las vísperas de festivos, y puntualmente en fines de semana. También se informará con detalle de los desvíos necesarios y recorridos alternativos (TF-152, TF-235, TF-174, TF-217, TF-320) durante los trabajos nocturnos.

Asimismo, se ha previsto comenzar el asfaltado en sentido norte, desde el área metropolitana hacia Los Realejos, para dejar los meses de verano, con menos tráfico, las obras en dirección al área metropolitana.

La directora insular de Carreteras, por su parte, indicó que el tramo donde se realizarán los trabajos presenta un deterioro "muy importante", con deformaciones del firme que obligarán a actuar no sólo en la capa superficial del asfalto, sino también en las capas inferiores. En total se rehabilitarán 26,5 kilómetros de firme en ambos sentidos y en los cuatro carriles, un tramo donde hay 16 enlaces, uno por cada dos kilómetros.

Los tramos que se van a acometer estarán divididos en 32, 17 en sentido hacia el norte y 15 hacia Santa Cruz, y se utilizarán 91.000 toneladas de mezcla asfáltica, por lo que se trata de la obra con mayor asfalto, al menos de los últimos diez años, resaltó Manjón.

El alcalde de La Orotava, Francisco Linares, destacó que para el norte hoy es un día "importante" porque se trata de una inversión "espectacular" y porque se le da respuesta a una demanda conjunta de los alcaldes. Recordó que por este tramo de la TF-5 circulan cada día unos 200.000 coches y también aprovechó para pedir una redistribución de los horarios para contribuir a acabar con las colas en la vía.

La primera fase de los trabajos, que superó los 7,7 millones en ambas autopistas, concluyó el pasado verano. En la TF-5 se asfaltó entre Santa Cruz (túneles de Tres de Mayo) y La Laguna (Guamasa), mientras que en la TF-1 se realizaron mejoras entre el Aeropuerto del Sur y Fañabé. En el caso de la autopista del sur, esta segunda fase se desarrollará entre Güímar y el Aeropuerto (kilómetros 21 al 59,5) con una inversión de 4,3 millones de euros

Para el asfaltado de los arcenes de ambas autopistas se utilizará una técnica novedosa de reciclado -ya utilizada en la primera fase- que consiste en reutilizar los materiales envejecidos procedentes de la demolición de las capas de firme que han estado en servicio y se retira, lo que supone no sólo un ahorro económico, sino mayor respeto con el medioambiente. En total se usará un 25 por ciento de material reciclado. En la capa de rodadura será nuevo.