Tenerife

La Virgen de Candelaria: "¡Voy a verte!"

Las parroquias de la Diócesis de Tenerife han comenzado a distribuir una carta elaborada por la comisión delegada para la visita de la Patrona de Canarias en la que anima a los vecinos a participar en la peregrinación.
El Día
17/sep/18 6:12 AM
Edición impresa
La Virgen de Candelaria: "¡Voy a verte!"

L as parroquias de Santa Cruz y La Laguna comenzaron ayer a distribuir una carta que, firmada por "tu madre, la Virgen María de la Candelaria", está dirigida a los vecinos en general, a los que anima a participar en los actos que se celebrarán desde el 12 al 27 de octubre, con motivo de la tercera visita del siglo XXI y la primera conjunta a las dos ciudades más importantes de la isla con motivo del bicentenario de la Diócesis de Tenerife.

La carta se presenta en un formato de sobre. Por fuera, se lee, por delante, la leyenda "¡Esta carta es para ti", y por detrás: "Vengo a verte". Al abrirla, en el interior, se incluye un escrito que, como si fuera la misma Virgen de Candelaria la que la escribe, comienza con: "Querido/a hijo/a". Respetando ese hilo conductor, continúa: "Gracias por querer leer estas letras que hoy te dirijo. Me hace mucha ilusión poder encontrarme contigo, mirarnos con calma y poder dirigirnos palabras que salen del corazón aunque los labios no se muevan. No hace falta decir mucho entre quienes se quieren de verdad y se conocen desde siempre. Desde aquel día del Calvario, cuando mi hijo Jesús me hizo el inmenso regalo de tenerte como hijo, no he parado de pensar en ti y de cuidarte".

Trae al recuerdo el escrito algunos de los momentos más relevantes de la Historia de la Salvación, desde la concepción del Niño Jesús hasta su nacimiento. Para de forma sucinta referirse a las obras de Jesús de Nazaret o cuando fue rechazado y traicionado por los amigos. "Y aquella noche de la vena, supe que no había vuelta atrás, que estaba en las cosas de su Padre. Y de nuevo tuve que decir el ¡Hágase!, en silencio".

En tono coloquial, la carta en primera persona de María de la Candelaria al pueblo de Santa Cruz y La Laguna dice: "También yo viví una vida similar a la tuya. Y comprendo todo lo que me cuentas. Desde aquel momento -en referencia a la crucifixión-, he estado siempre cerca de todos. Ustedes me han llamado por muchos nombres y me han representado en infinidad de imágenes, aquí en nuestra tierra, por ejemplo, Candelaria o la Morenita"?

Y continúa la misiva: "Y ahora, de nuevo me acerco a ti, otra vez mi imagen estará presente en tu casa y en las calles. ¡Ábreme, hijo mía, hija mía! ¡Déjame entrar en tu vida y en la de los tuyos! ¡Tengo tantas ilusiones en esta visita! ¡Tengo tantas ganas de repetirte que te quiero y nunca te he olvidado!".

La Virgen, según el escrito que se ha comenzado a repartir, lanza una llamada de atención. Una petición: "Deja que mi imagen, esa a la que tanto cariño le tienes y en la que me amas a mí, te lleve de la mano hasta Jesús. Mi felicidad, como la de cualquier madre, es que quieras a mi Hijo y que sientas el amor que te tiene. ¡Aprovecha esta oportunidad! ¡Descubre, renueva, revitaliza tu fe de cristiano/a! ¡Ayúdame a construir un mundo más justo y solidario! ¡Comparte con otros tu fe!".

Y concluye: "¡Voy a verte! ¿Querrás abrirme? ¿Querrás salir a mi encuentro? ¿Aceptarás el regalo que te llevo, nada menos que el Hijo de Dios, mi hijo Jesucristo?". Para concluir: "Espero tu respuesta. Te quiere: Tu Madre, la Virgen María de la Candelaria".

En el margen izquierdo del texto del escrito mariano se reserva un espacio en el que se invitará a los vecinos a escribir una acción de gracias, una petición o una oración en esa misma carta, que se podrá depositar en las urnas que durante todo el trayecto acompañarán a la Patrona de Canarias en su peregrinación desde Candelaria, hasta Santa Cruz y La Laguna, en particular durante su estancia en los templos de la parroquia de La Concepción y la Catedral de La Laguna, o en la visita prevista a los centros hospitalarios de San Juan de Dios, La Candelaria o el Hospital Universitario de Canarias. Las urnas estarán dispuestas siempre para coger la plegaria de los feligreses a la Virgen María.