Última
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Torra dice que defenderá hasta "las últimas consecuencias" la libertad de expresión leer

MERCADILLO de Tacoronte

El vicepresidente del mercadillo del agricultor de la localidad norteña, Antonio Hernández, destaca que son ya 19 los años que lleva abierto este punto de venta, adonde acuden numerosos clientes, muchos de ellos extranjeros, a comprar los fines de semana los mejores productos de aquella zona de la Isla a precios razonables.

EL DÍA, Tacoronte
2/ene/02 19:26 PM
Edición impresa
EL DÍA, Tacoronte

El Mercadillo del Agricultor de Tacoronte se fundó en 1982, cuenta con 150 socios, 120 agricultores que venden de forma fija y 30 a tiempo parcial, según la época de cultivos. El vicepresidente de la asociación que los agrupa, Antonio Hernández, destaca que "en este centro venden sólo aquéllos que trabajan en el campo, lo que aporta unos productos más frescos y con garantías, ya que los cultivos van directamente al punto de venta".

Los productos que se venden tienen como máximo un día y medio y no como ocurre en otros lugares, precisa Hernández, "donde se almacenan incluso en frigoríficos". La mercancía que se vende en el mercadillo proviene de fincas del sector comprendido entre La Laguna e Icod el Alto, mientras que las hortalizas son de Tacoronte, Valle de Guerra y Tejina. Gracias a las aportaciones de los socios, dispone de un aparcamiento de 2.500 metros cuadrados para los clientes, aunque es insuficiente.

El lugar se ha mejorado últimamente con una inversión de 90.151 euros (15 millones de pesetas), aportación del Gobierno de Canarias y el Ayuntamiento de Tacoronte. De reciente creación son un puesto de venta de pescado fresco del Pris y otro de vinos de denominación de origen.

El vicepresidente del mercadillo hizo hincapié en el Consejo de Vigilancia que se encarga del buen funcionamiento del centro. La calidad la demuestra Antonio Hernández al afirmar que "si no se está de acuerdo con el producto puede reclamarlo y se lo cambiamos o devolvemos el dinero si no hay conformidad".

Pero, al margen de lo que se vende y se compra bajo la estructura de la nave situada en la carretera que va a Valle de Guerra, un aliciente más que ofrece al visitante es su animado ambiente. Frecuentado por numerosos forasteros y por extrajeros - sobre todo, alemanes - , el mercadillo es también un lugar animado, para curiosear por sus puestos, y donde es fácil encontrar conocidos y entablar conversación con cualquiera.