Última
LO ÚLTIMO:
Extinguen el incendio en un edificio en la calle Santa Rosalía de Santa Cruz que había obligado a su desalojo leer

Todo por la atención a Nuestra Señora de Guadalupe

Hace unas fechas, Efraín Trujillo cuestionaba el proyecto del nuevo templo de la Virgen en La Gomera y sobre la gestión del legado que dejó el médico gomero Antonio Bencomo para tal fin. Ahora, la Cofradía de Nuestra Señora de Guadalupe puntualiza esa versión.

EL DÍA, S/C de Tenerife
15/nov/02 19:56 PM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

La Cofradía de Nuestra Señora de Guadalupe, en San Sebastián de La Gomera, manifiesta que en la información que facilitó Efraín Trujillo se cometiron una serie de "inexactitudes, quizá por desconocimiento o falta de información", pues según señalan en un escrito, "si se hubiera preocupado de ver el proyecto, que está a disposición de quien lo quiera en las oficinas de la Cofradía, vería que se contempla el nuevo santuario y sus servicios".

Además, apuntan que se recoge la remodelación de la ermita, la demolición de los anejos construidos últimamente y las chabolas, así como la limpieza de su entorno.

La Cofradía indica que se han realizado cuatro estudios de impacto ambiental avalados por expertos en distintos campos y la propia Universidad de La Laguna, "y se ha sido exquisitamente respetuosos con el medio ambiente".

En cuanto al legado del médico gomero y cofrade Antonio Bencomo Macías, "creemos sinceramente que el señor Trujillo no ha leído el testamento". En este sentido, según el escrito de la Cofradía, "también ignoramos el montante, pues el legado fue en propiedades rústicas y urbanas ya que en efectivo la cuantía fue ínfima".

Por tanto, añade que no se podrá saber el importe en metálico hasta que se realice la venta de las propiedades.

En este sentido, afirma la Cofradía, en cuanto a la demanda de claridad en las cuentas que reclama Efraín Trujillo, que "trimestralmente se expone en la tablilla de la parroquia y en la puerta de la Cofradía, casi siempre, un estado de cuentas pormenorizado, que pasan antes por el Consejo de la Junta General y a las que la Junta de Gobierno da su aprobación".

También se indica que una vez al año se presenta la correspondiente memoria.

En relación a las ventas realizadas, señala la Cofradía que se han hecho, en su mayoría, en subasta pública, previa autorización de las juntas Económica y de Gobierno, y de la Asamblea General y del Obispado".

Asimismo, apunta la Cofradía que en cuanto a los proyectos pagados "ya se ha dado cuenta" a los órganos señalados y aclara que "el dinero obtenido está en cuantas bancarias pendiente del destino correspondiente cuando proceda".

Por último, recoge el escrito de la Cofradía de Nuestra Señora de Guadalupe que no hay que olvidar que el dinero destinado al santuario "es privado y no público, y que la persona que lo donó, lo condicionó a un sólo fin, y es esa voluntad la que tenemos que respetar".

Precisamente, ayer Efraín Trujillo Conde remitía un nuevo comunicado en el que volvía a solicitar información detallada del legado, y sobre cuál es el valor que el proyecto tiene en la actualidad. A la vez, anunciaba que los testamentos tienen un tiempo de vigencia que, una vez transcurrido, podría pasar al Estado para obras sociales o a los herederos si lo reclaman.