Última

Santa Cruz se quedó chica


1/mar/03 0:37 AM
Edición impresa

MÁS DE CIEN MIL PERSONAS desbordaron desde anoche y hasta bien entrada la pasada madrugada las calles de la capital tinerfeña, llenando de color, ritmo y originalidad las principales vías. Es el trayecto más largo que se realiza cada edición. Una cabalgata de más de cuatro kilómetros que tardó unas seis horas en concluir. Cuando la Ni Fú - Ni Fá, a la cabeza del desfile, recorría sus últimos metros por la avenida de Anaga, todavía no había salido la mitad de los participantes, que se agolpaban en la zona de la avenida de Bélgica.

Murgas infantiles y adultas, innumerables jóvenes que se mezclaban con la percusión de las comparsas y las agrupaciones musicales desfilaban entre la majestuosidad de las reinas, que rompían el techo de la rambla de Pulido para abrirse paso por Méndez Núñez, dejándose notar esta edición la ausencia de las rondallas, que se reservan para su concurso de mañana. En la medianoche, las orquestas inauguraron los bailes de Carnaval.