Última
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un estudio descubre la vigilancia masiva por teléfono móvil con aplicaciones preinstaladas leer
RAÚL SÁNCHEZ QUILES

"Quítamelos de delante"


14/mar/03 1:23 AM
Edición impresa

¿POR QUÉ oscura razón son cada vez más comunes los políticos de coletilla, gesto estudiado, falsa naturalidad, campechanismo calculador y opinión de partido? Las marionetas del "mire usted", las respuestas imposibles y los hilos evidentes invaden la política nacional, regional y local. Muy pocos se arriesgan a tener personalidad, a pensar por sí mismos, a ser sinceros.

La primera parte del éxito parece estar en defender hasta la saciedad lo indefendible y en expresar una y otra vez las ideas y argumentos impuestos desde la cabeza única del partido. Aunque se haga el ridículo y el plumero sea más evidente que las plataformas de un drag queen.

La segunda parte del culmen político pasa por apuntarse a un bombardeo. Sí, sí, apuntarse a todo aquello susceptible de aglutinar votos, aunque la trola sea más increíble que el glamour de cierto hotel: no a la guerra, no a las torres de Unelco, sí al desarrollo sostenible o todos contra el chapapote.

Luego basta con decir "mire usted" mientras se piensa la respuesta, mover mecánicamente la mano como si estuviéramos picando una cebolla enorme y mirar a los ojos pensando en los glúteos de Jennifer López o Jorge Clooney.

La sonrisa debe acompañar siempre y, si hace falta, uno se disfraza de Elvis, de ecologista o de persona honesta. En la oposición se pedirá reglamento de participación ciudadana; en el gobierno, se dirá que los vecinos no necesitan reglamentos para participar. Y así con todo.

Ante este panorama, no se me ocurre nada más sabio que una frase de nuestra gente: "Quítamelos de delante".

RAÚL SÁNCHEZ QUILES