Santa Cruz de Tenerife
A BABOR FRANCISCO POMARES

Los que hablan por Soria | A BABOR Francisco Pomares

12/jul/17 6:03 AM
Edición impresa

Los hay que no paran: primero fueron las acusaciones del exministro Soria contra el amigo de las eléctricas, el ministro Cristóbal Montoro, que habrían de aparecer bien documentadas en ese libro de memorias que quienes hablan por Soria dicen que prepara. Y ahora, nuevamente quienes hablan por él, aseguran que Soria tiene en su poder grabaciones realizadas en su despacho ministerial de las entrevistas que sostuvo con directivos de Iberdrola, Endesa y Atresmedia, en la que estos le habrían presionado para torcer su voluntad. En el caso de las eléctricas, quienes hablan por Soria han dicho que directivos de las eléctricas le llevaron al Ministerio decretos ley ya redactados para que el ministro los asumiera, una práctica que Soria en su momento no denunció a pesar de tratarse de un delito. Una de las grabaciones que guarda Soria reproduce las amenazas de Iberdrola y Endesa para que no suspendiese la subasta eléctrica de 2013, que implicaba una subida de tarifa eléctrica de un once por ciento. Otras grabaciones son de los "encuentros a cara de perro" que Soria tuvo con los presidentes de Atresmedia, José Manuel Lara, y de La Razón, Mauricio Casals -el hombre que susurraba a la vicepresidenta-, al decir de los que hablan por Soria. Corría 2014 y el Tribunal Supremo había ordenado al Ministerio, que entonces era también de Telecomunicaciones, cerrar nueve canales digitales. Concretamente, tres de ellos habían sido adjudicados a Atresmedia.

De aquella época, según dicen quienes hablan por Soria, arranca su pésima relación con el ministro Montoro, que apoyaba "fraternalmente" los intereses de las eléctricas, un asunto del que la Fiscalía Anticorrupción se está ocupando. Y también fue el inicio de las desavenencias con la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría, que ejercía de enlace gubernamental entre Atresmedia y el presidente Rajoy, aunque parece que a ella Soria no la grabó en esas ocupaciones. A lo mejor porque el dispositivo de grabación -¿se lo pasaría Miguel Ángel Ramírez, que es experto en estas cosas del grabar?- no es de los que pillan ministros. Sólo presidentes de compañías mediáticas y directivos de alto copete.

En fin, que Soria tiene metralla para entretenernos durante los próximos meses, según dicen los que hablan por él. Que ya es curioso esto de que haya tanta gente que habla por él. Cuando era ministro y tenía la agenda mucho más ocupada que ahora, no dejaba hablar por él absolutamente a nadie. Y cuando fue vicepresidente del Gobierno de Canarias, presidente del Cabildo o alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, tampoco. Si alguien tiene dudas que le pregunte a su jefe de prensa Juan Santana, que el hombre nunca pudo decir ni pío. Ahora le han salido un montón de portavoces clandestinos. A ellos les ha dicho también que su amigo De Guindos le ha pedido que no publique sus memorias, pero que se lo está pensando: y que las grabaciones sólo las hará públicas si le acusan de mentir. ¡Por favor! ¿a quién se le ocurriría acusar a Soria de mentiroso? ¡Que ocurrencias tienen quienes hablan por Soria!