Santa Cruz de Tenerife
A BABOR FRANCISCO POMARES

Lagunas en el nuevo REF

14/feb/18 6:12 AM
Edición impresa

El Gobierno de Canarias y el de España anunciaron el lunes un acuerdo definitivo para desvincular el REF del Sistema de Financiación Autonómica, acuerdo fruto básicamente del cierre del trámite de enmiendas parlamentarias al REF, en las que la colaboración de Coalición y Nueva Canarias ha sido intensa. La mayor parte de las enmiendas transadas vienen a suponer una garantía de que la unanimidad alcanzada por las fuerzas representadas en el Parlamento de Canarias se refleje en el trámite del REF en el Congreso de los Diputados.

La consejera Rosa Dávila quiso poner en valor un acuerdo sin duda importante, quizá el más importante de la legislatura, pero que tiene aún algunos flecos que han de arreglarse necesariamente antes de la aprobación de la ley, bien durante el trabajo en ponencia, bien durante la discusión plenaria. El más escandaloso de ellos, por lo que arrastra de desconfianzas históricas entre Madrid y Canarias, es el que tiene que ver con los descuentos a la residencia. No es que el Gobierno Rajoy las suspenda o reduzca, eso sería absolutamente inaceptable y provocaría una durísima respuesta desde las islas. Pero el Ministerio de Hacienda ha vuelto a querer colar su vieja fórmula, que es la de establecer una tarifa bonificable, inferior a la del precio del billete. Se trata de una propuesta que deja en manos del Ministerio, de un funcionario, la redacción de un documento que determine -aún no está claro cómo- qué parte de lo que cuesta el billete es la que se bonificará. Lo que el Ministerio pretende es que se bonifique no sobre el total del precio, sino en base a un mínimo. Las tarifas más caras (en Canarias las que permiten cambios en el billete, por ejemplo, o en los vuelos Canarias-Península las tarifas "bussines") no permitirían descontar el total del billete. No voy a entrar aquí en la lógica del Ministerio, que no digo que no la tenga, pero se trata de un retroceso claro sobre un sistema ya asentado, que para Canarias -después de años de aplicación de los descuentos sobre el precio total del billete, excepto tasas aéreas- resulta absolutamente impopular y no parece negociable. Alguien ha dejado que se cuele la propuesta de Hacienda sin darle una pensada política: la última vez que el PP intentó lo mismo se lio en Canarias la de Dios es Cristo.

No es el único asunto que resulta chocante: otro que produce una distorsión entre el trato a unas islas y otras es la retirada de las ayudas al agua desalada para riego agrícola. Resulta que se ha decidido retirar esa compensación, lo que provoca que en las islas donde se riega con agua de pozos y galerías (las de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, y no en todos lados), el agua de riego esté bonificada, mientras no lo está en Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura, donde la mayor parte de los riegos se realizan con agua desalada. No existe una explicación razonable para una decisión tan desafortunada, excepto el desconocimiento manifiesto por parte de Hacienda de cómo funciona la actividad agrícola en las islas. Dejar de primar el agua para riego en las islas que más dificultades tienen parece un disparate, que no remedia ni Asier Antona paseando por todos los Ministerios.

Habrá que esperar al trámite parlamentario para resolver estos asuntos. Pero no es de recibo que se cuelen en el REF?

A BABOR FRANCISCO POMARES