Venezuela
JUAN E. GUTIÉRREZ *

Venezuela-191 aniversario de la independencia


23/jul/02 2:41 AM
Edición impresa
EL PASADO DÍA 5 se celebró, con más pena que gloria, el 191 aniversario de la Independencia de Venezuela. Fue un día triste, con muy pocas banderas ondeando en las ventanas de las casas y apartamentos, y un sentimiento de pena reflejado en la cara de la inmensa mayoría de los venezolanos, ya que los problemas sociales, de empleo, inseguridad personal, falta de atención hospitalaria, inflación disparada, devaluación acelerada del bolívar, continuas huelgas y manifestaciones, cierre de empresas y más desempleo, educación precaria, son algunos de los múltiples y graves problemas que afectan al país. ¿Dónde están nuestros sueños? ¿Dónde está el futuro del país?, son las preguntas que se hace la gente a diario ante la impotencia de que se efectúen cambios políticos que hagan poner en marcha la economía venezolana y la creación de empleos, y así poder conseguir un mejor bienestar y futuro de un pueblo pacífico, que sólo desea vivir y trabajar en paz.
"Celebración blindada", titula El Nacional una fotografía a color en su primera página, ya que excepcionales medidas de seguridad rodearon al presidente Hugo Chávez durante los actos de celebración de este 191 Aniversario de la Independencia. A diferencia de las majestuosas paradas de años anteriores, la de ayer fue corta y austera, con dos grandes ausentes, la Sra. María Isabel de Chávez, la Primera Dama, y el fiscal general de la República, Isaías Rodríguez, muy cuestionado últimamente por la sociedad civil.
"La República está herida de muerte si no genera riqueza y bienestar", dijo en su discurso de Orden en la Asamblea Nacional el sacerdote jesuita José Virtuoso, el cual fue contundente, pero equilibrado en su exposición. Acusó en algunos casos la ineficacia del Gobierno y llamó a la cautela a quienes buscan una salida antidemocrática y beligerante a la crisis política del país. José Virtuoso no dejó piedra sobre piedra, pues en su discurso aludió a todos los poderes públicos que no están cumpliendo sus funciones a cabalidad. Se refirió al pasado lejano, pero también al presente, con el tino capaz de hacer serias críticas a los responsables de las políticas de Estado, tan desastrozas para el país.
Es tanto el odio de clases, exacerbado en los discursos de estos últimos años, que los partidos políticos y la sociedad civil exigen el cese de la división del país. Doce partidos políticos y 33 asociaciones civiles suscribieron las bases para un acuerdo de reconstrucción democrática. La apertura del acto correspondió al historiador Elías Pino Iturrieta quien, entre otras cosas, dijo: "Es evidente que a la retórica y a la conducta de la barbarie ha respondido casi de una manera automática una cultura de movilización que cada uno lleva en el pellejo", haciendo alusión directa a las multitudinarias marchas de la sociedad civil. El primer propósito de este acuerdo "es reducir todas las formas de exclusión social para la superación de la pobreza; el segundo es recuperar la cohesión como venezolanos que habitamos en una sola República y una sola Nación, y el tercero, reinstitucionalizar el Estado venezolano, civil y democrático comprometido con la justicia y el fortalecimiento de la ciudadanía".
Lamentablemente las penurias nos agobian. La Federación Médica Venezolana desarrolla un paro médico indefinido en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales y en el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, ya que solamente cumplen con los servicios médicos establecidos (continuará).

* Economista

JUAN E. GUTIÉRREZ *