Vivir

El Día de Reyes dejó mucha calima y mal tiempo en Tenerife

La calima, las lluvias tormentosas y el fuerte oleaje fueron ayer los verdaderos protagonistas de una jornada en la que la escasa visibilidad sorprendió a los tinerfeños. Diez vuelos con salida desde el Aeropuerto de Los Rodeos se vieron afectados, mientras que en el "Reina Sofía" no hubo suspensión alguna.

EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife
7/ene/02 19:35 PM
Edición impresa

EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife

La calima fue, sin duda alguna, la gran protagonista del día de Reyes en Tenerife, donde hizo su aparición sobre el mediodía para convertirse, con el paso de las horas, en una densa capa de polvo en suspensión que impedía la visibilidad a muy pocos metros de distancia.

El fenómeno llamó la atención por su espectacularidad, ya que las nubes de tierra cubrían gran parte de los municipios tinerfeños, y en algunos casos, estuvieron acompañadas de lluvias tormentosas y vientos fuerte.

En la zona norte, la calima y el fuerte oleaje se adueñaron de la costa del Norte de Tenerife a partir de la media tarde de ayer. La visibilidad se fue reduciendo drásticamente en el litoral de Puerto de la Cruz y del resto del Valle de La Orotava, a medida que aumentaban las embestidas de un mar bravío, frente a la admiración y pasividad de los turistas que contemplaban un espectáculo extraordinario en la playa de Martiánez, desde el mobiliario urbano más próximo situado en la avenida de Colón. Una auténtica tormenta de polvo en suspensión se produjo durante las últimas horas del día de ayer.

La Policía Local adoptó las medidas de seguridad propias de situaciones de riesgo por temporal, con especial atención al Parque Marítimo, El Penitente y muelle pesquero

En Santa Cruz de Tenerife, la situación no difería mucho de la del resto de la Isla, ya que en San Andrés, por ejemplo, la escollera del muelle sufrió una fisura debido a la fuerza con que golpearon las olas durante todo el día.