Vivir

El STEC pide a Educación que no cierre ni una escuela rural sin hablar con los afectados

El sindicato respalda los criterios del CEC para potenciar estos centros y exige que la Consejería los adopte para preservar el desarrollo de las pequeñas localidades.

EFE, Las Palmas
24/feb/02 21:36 PM
Edición impresa
EFE, Las Palmas

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Canarias (STEC) ha demandado a la Consejería de Educación que potencie las escuelas rurales, conforme a los criterios planteados por el Consejo Escolar al respecto, y que no cierre ninguna sin consensuarlo con los afectados.

Preservar la cultura de las pequeñas localidades del Archipiélago e incluso garantizar su pervivencia frente a un posible éxodo a lugares más poblados derivado de la falta de servicios, evitar el desarraigo de los niños y promover el desarrollo sostenible en esas áreas son sus objetivos, según explicó la portavoz del STEC Pino Jiménez.

Esas metas de la organización son compartidas por el Consejo Escolar de Canarias, que, en un informe sobre el asunto que le encargó la Consejería y se hizo público recientemente, "se posicionó en defensa de la escuela rural", respecto a la cual demostró su "sensibilidad e implicación", recordó la representante sindical.

Ante el informe del Consejo, y en la medida en que éste integra tras su remodelación a representantes de toda la comunidad educativa y también a otros agentes sociales, así como a representantes de todos los niveles de la Administración de las Islas, "podemos afirmar que la sociedad canaria en peso ha expresado su apoyo a la escuela rural", opinó. Pino Jiménez destacó, no obstante, que el texto fue aprobado "por unanimidad pero con dos abstenciones, las de los representantes de la Consejería de Educación".

Por ello, expresó sus temores ante cuál será la actitud que adoptará la Consejería, que, desde la perspectiva de que el informe del Consejo Escolar, aunque haya sido solicitado por el Gobierno, "no es vinculante" para las decisiones que éste tome finalmente, podría obviar las recomendaciones del texto y mantener su intención de "desmontar la escuela rural".