Vivir

Kofi Annan reclama acciones internacionales urgentes


11/jun/02 0:47 AM
Edición impresa
El secretario general de la ONU, Kofi Annan, urgió a la comunidad internacional a intensificar unos esfuerzos "que van demasiado lentos" en la lucha para erradicar el hambre y la pobreza en el mundo. "Cerca de 800 millones de personas sufren el zarpazo del hambre, y se estima que 24 mil fallecen al día por esta causa", señaló. "El hambre - dijo - es una de las peores violaciones de la dignidad humana, y en un mundo de abundancia está a nuestro alcance acabar con esta lacra". Por el retraso de la batalla contra el hambre, Annan señaló que "es hora de actuar".

Prodi reconoce que hace falta voluntad política

El presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, reconoció que acabar con la pobreza es un objetivo que depende de la voluntad política de todos y abogó por estrategias basadas en las instituciones democráticas. Prodi intervino ante el plenario de la cumbre de la FAO en representación de la Comisión Europea, que es el único miembro de pleno derecho que no se corresponde con un país. En su discurso, reafirmó el compromiso de la Unión de acabar con la pobreza extrema pero reconoció que la manera de hacer frente al problema ha sido "insuficiente".

Aznar plantea combinar la ayuda con la cooperación

El presidente del Gobierno español, José María Aznar, instó a que la comunidad internacional pase "de los compromisos a la acción" en la lucha contra el hambre para superar así la "honda preocupación" que existe en la actualidad ante las dificultades para cumplir los objetivos. En nombre de los Quince expresó su pretensión de combinar la ayuda a los países en crisis con el diálogo sobre medidas de cooperación y comercio. La UE entiende, además, que un entorno político, social y económico propicio es un requisito imprescindible para la seguridad alimentaria.

Juan Pablo II ve en la pobreza una amenaza para la paz

El Papa aseguró que "la pobreza y el hambre son una amenaza para la paz internacional" en la apertura de la II Cumbre Mundial sobre la Alimentación, en la que el secretario de Estado vaticano, Angelo Sodano, leyó un discurso del Pontífice. Juan Pablo II aprovechó la inauguración de la cumbre para instar a la comunidad internacional a comprometerse en asegurar "el derecho a la alimentación". Ese derecho es "más legítimo porque la pobreza y el hambre corren el riesgo comprometer la convivencia ordenada de las naciones".