Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Las lluvias se trasladan hoy a Canarias y los avisos se reducirán a La Palma y A Coruña leer
LA VOZ DEL AMA DE CASA ASOCIACIÓN "ATLÁNTIDA"

Academias de enseñanza: ¿a quién le pagamos las mensualidades?


21/jun/02 1:12 AM
Edición impresa

DENUNCIAS PRESENTADAS por asociaciones de consumidores y por el Instituto Nacional de Consumo han alertado sobre las prácticas de algunas academias de enseñanza que hacen suscribir "créditos encubiertos" a sus clientes para pagar las mensualidades sin ofrecer la suficiente información al usuario.

Matricularte en una academia de enseñanza para estudiar cualquier materia (idiomas, informática, oposiciones, contabilidad...) puede convertirse en una fuente de problemas si no lees bien el contrato que firmas y no pides las suficientes explicaciones.

En la práctica, muchas academias financian automáticamente los cursos cuando firmas los papeles de la matrícula y das tus datos bancarios, en realidad, no estás domiciliando las mensualidades, sino firmando un contrato con una entidad financiera, como cuando compras cualquier electrodoméstico a plazos.

Los inconvenientes aparecen si finalmente decides abandonar el curso por las razones que sean. Aunque te des de baja y dejes de ir a clases, los recibos te seguirán llegando mensualmente, ya que has contraído la deuda con la entidad financiera y no con la academia.

La contratación en una academia de un curso vinculado a un crédito destinado a financiar su pago es una práctica totalmente legal. Legal siempre que el usuario está informado de las obligaciones que contrae y se le explique que para pagar dicho curso debe solicitar un crédito y pagar las cuotas mensualmente. Las denuncias que se han presentado son debidas a que no ha existido esa información y, por tanto, son "créditos ocultos", ya que en muchos casos ni siquiera se le entrega el contrato al cliente, y éste en todo momento cree que la relación contractual la tiene con la academia y, al abandonar el curso, se encuentra con la sorpresa de que un banco le reclama las mensualidades.

La financiación de los cursos es una práctica bastante habitual, ya que de esta forma la academia se asegura que cobra el importe íntegro del curso, independientemente de los problemas que pueda tener con los alumnos.

El Instituto Nacional de Consumo ha elaborado un estudio para informar a los consumidores que la financiación de los cursos debe respetar la Ley de Crédito al Consumo y que, si no la cumple, se puede denunciar el contrato. La Ley exige que siempre se entregue al consumidor una copia del contrato y que en él figure la tasa Anual de Equivalencia (TAE), es decir, el coste total del préstamo, datos como el importe, número y periodicidad de las fechas de pago y el importe de los intereses y de los gastos.

La ley reconoce que el contrato de enseñanza y el del préstamo están vinculados. Esto significa que el incumplimiento del primero (por ejemplo, que el temario del curso o el material no correspondan a lo pactado en el contrato) acarrea la invalidez del segundo. También establece que la entidad financiera puede ser considerada responsable subsidiaria si la academia no presta correctamente sus servicios. Tanto esta ley como la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios exigen que el consumidor tenga información veraz sobre los servicios que contrata, el precio completo y las condiciones jurídicas o económicas que se suscriben.

Únicamente se puede reclamar por vía judicial ya que no existe ningún reglamento que regule la actividad de las academias de enseñanza. Si la reclamación es inferior a 150.000 pesetas o sea 24.958 euros no es necesario abogado ni procurador. Las reclamaciones se pueden realizar a través de la Asociación de Consumidores o de las oficinas de información al consumidor del Instituto Nacional de Consumo o directamente presentando denuncia en los juzgados. Pero lo que no debemos hacer es limitarnos a exponer nuestras quejas a las academias, rescindir el contrato y dejar de pagar las cuotas, ya que solamente una denuncia permite exigir ante la ley los incumplimientos de contrato.

La Asociación Provincial de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios "Atlántida" pone a su disposición su gabinete jurídico, donde podemos dar cauce a sus reclamaciones y consultas gratuita, nos encontramos en la calle del Castillo nº 15-2º. Teléfono (922) 242654 y fax (922) 245461.

LA VOZ DEL AMA DE CASA ASOCIACIÓN "ATLÁNTIDA"