Vivir

"17 días después, no he tenido ninguna aclaración del SCS"

La madre del pequeño que tuvo que ser operado en Las Palmas, debido a la falta de una UVI pediátrica en La Candelaria y de cirujanos en el HUC, expresa su temor a que se repita lo que califica de "película de terror".
IOSUNE NIETO, S/C Tenerife
17/sep/03 20:03 PM
Edición impresa

IOSUNE NIETO, S/C Tenerife

"Diecisiete días después de lo ocurrido, nadie me ha dado ninguna explicación o aclaración", lamentó ayer, en declaraciones a EL DÍA, Mercedes Santos Medina, la madre del pequeño, de dos años y medio, que el pasado 31 de agosto tuvo que ser trasladado a Las Palmas para ser operado, debido a la falta de una UVI pediátrica en el Hospital Nuestra Señora de Candelaria y de cirujanos pediatras de guardia en el HUC.

Mercedes Santos expresó ayer su queja y temor por la falta de esa UVI pediátrica, puesto que, dijo, "estoy temblando pensando en que mi hijo pueda volver a necesitar una operación y tenga que ser trasladado, ya que padece dos hernias inguinales que se le puedan estrangular".

No obstante, no es ésta la primera vez que Mercedes Santos padece las carencias del HUC. Así, recuerda que tras haber dado a luz en 2001 a trillizos -dos niños y una niña-, necesitaron de incubadoras, que, según su relato, "no había" y que al final aparecieron por pedirlas a gritos y con la amenaza de ir a los medios de comunicación, y que sufrieron una "sobreinfección y tampoco tenían un habitáculo especial y estuvieron a punto de perder a varios niños".

Cuenta también que sólo el pediatra del HUC Ramón Castro apostó por su hijo Luis Carlo, nacido con graves problemas de salud, quien ya entonces operó al niño de la misma dolencia, una hernia diafragmática que ahora se le había reproducido.

Faltaba una UVI

Actualizado ya su relato al día en que tuvo que tomar el helicóptero del Servicio de Urgencias Canario (SUC), Mercedes Santos señala que su hijo ingresó un sábado en el HUC, aunque entonces no se estimó que fuera urgente operarle, lo que sí se decidió al día siguiente, domingo, 30 de agosto, por el cirujano de guardia de La Candelaria. Debido al historial médico de su hijo, "los anestesistas no se quisieron arriesgar a dormirle, ya que necesitaba de la UVI pediátrica, y tampoco había una ambulancia con el respirador del tamaño que requería para que pudiera ser trasladado a la del HUC", agrega.

Para Mercedes Santos, la experiencia vivida es a partir de ese momento "de película de terror". El piloto del primer helicóptero del SUC , señala, "que llegó de Las Palmas, dijo que no podía viajar con mi hijo, cuando es un niño que ha sufrido porque nunca se ha separado de mí; luego conseguimos que viniera el helicóptero de Tenerife, que sí me dejó acompañarle".

"Mal emocionalmente"

La madre de Luis Carlo sólo tiene palabras de agradecimiento para el equipo que operó y atendió a su hijo en el Hospital Materno Infantil de la capital grancanaria, pero "emocionalmente yo me quedé muy mal, porque me encontré muy sola; además, tuve que salir con lo puesto, no tenía nada para cambiarme ni un baño que pudiera cerrar la puerta y asearme". Tan mal llegó a encontrarse, prosigue, "que tuvo que venir a recogernos el padre de mi hijo (cuando fue dado de alta), porque yo me sentía incapaz de viajar sola".

Sobre este último aspecto, no deja escapar que tuvieran que ser, primero el padre y luego los tres, los que se pagaran de su bolsillo y sin recibir ninguna asistencia el regreso a Tenerife, a pesar de que el traslado del pequeño se debió a una causa ajena a su voluntad, debido a los problemas en los dos hospitales de esta Isla.

Tras lo relatado, Mercedes Santos Medina lo único que reclama ahora es que el Servicio Canario de Salud garantice que los dos hospitales contarán o con el personal que necesitan o con la UVI pediátrica que un día puede volver a requerir su hijo, debido a su precaria salud, o tantos otros niños tinerfeños.