Vivir
LO ÚLTIMO:
Los examinadores de tráfico desconvocan la huelga prevista para este mes de diciembre leer
DE MI ARCHIVO ESPISTOLAR ALFONSO MORALES Y MORALES

Tristeza ante la noticia sobre Anesvad y su presidente

17/abr/07 2:01 AM
Edición impresa

ANTE MÍ, una carta del padre Javier Olazábal, S.J. fechada en Culion Sanitarium Palawan Philippines, contestación a una nuestra; "pero toca Vd. tantas fibras médicas que pertenecen a nuestro quehacer que no resisto a ponerle estas líneas".

"Hace 8 meses empezamos -después de dos años de experiencias- a poner en marcha el tratamiento con la nueva medicina para leprosos (27/VII/1988).

Los resultados han sido halagüeños con las tabletas ya de dominio público (Rifaldin, Dapsone, Lampren) amén de otras vitaminas complementarias para evitar los efectos secundarios.

Me da pena que el "boom" turístico haya chafado los buenos propósitos. Aunque es verdad que el tratamiento conlleva muchos detalles, en conjunto importantes. En resumen, hay que tratar a cada enfermo según el estado actual de su enfermedad, y controlando periódicamente como una madre cuidaría a su hijo.

"Gracias a ello ya tenemos 88 negativizados; y el médico nos pronostica que el 31 de diciembre de 1990 habremos erradicado la lepra de esta isla del dolor. Sólo nos quedará una incógnita: los sesenta enfermos que no están en tratamiento, porque son alérgicos a la medicina por tener sus cuerpos destrozados".

En 1988 llevaba el padre Olazábal 18 años en esta leprosería y se había pasado 34 pidiendo ese destino. Tenía 79 años, y, según nos decía, controlaba la administración del tratamiento; y nos apuntaba: "no debe malgastarse ninguna limosna donada para este fin".

Ante contestación tan entusiasta, pletórica de ilusión y entregado a tan meritoria causa, nos iluminó y dedicamos un modesto artículo para hacérselo llegar, a través de Anesvad Bilbao, dedicado a su persona y que llevaba por título: "La leprosería de Culión, una isla de esperanza", que viera la luz el día 3 de septiembre de 1988, sábado, en la página 3 de "Jornada".

¡Cuál no sería nuestra sorpresa! al recibir a vuelta de correo unas letras del presidente y fundador de Anesvad, el abogado José Luis Gamarra Araona, ex alumno del padre Javier en Deusto, quien nos decía, con fecha 23 de septiembre, desde Bilbao:

"En estos momentos de dolor para todos, después de la muerte del P. Javier Olazábal, S.J., recibimos su amable carta junto con el recorte de prensa del artículo que publicó en "Jornada". ¡Muchas gracias por todo! El P. Olazábal ya se lo está pagando, con creces, desde el cielo.

"Pronto recibirá nuestras noticias sobre su vida y muerte. Perdone estas cortas líneas, consecuencia del difícil momento que atravesamos. Muy afectuosamente". Firmado y rubricado: José Luis Gamarra.

¿Qué pensará desde el cielo el padre Javier Olazábal S.J. de su ex alumno brillante, autoritario, emprendedor, arriesgado y entregado a una buena causa?... para abandonarlo todo y, cual hombre rico, emprender una vida de "limusina", "chófer" y guardaespaldas incluídos? Seguro que no saldrá de su asombro y, como buen cristiano, ¡un santo, diría yo!, pensará ¡lástima de chico! ¡Que Dios le perdone!

DE MI ARCHIVO ESPISTOLAR ALFONSO MORALES Y MORALES