Cultura y Espectáculos

Berasategui abre en Tenerife el restaurante Melvin

Se encuentra ubicado en el complejo Terrazas de Abama y brinda una cocina de autor, moderna, con una buena oferta de carnes y pescados a la brasa, al estilo vasco.
El Día
22/dic/17 5:22 AM
Edición impresa
Berasategui abre en Tenerife el restaurante Melvin

El Día

M artín Berasategui acaba de inaugurar su tercer restaurante en la isla de Tenerife. Melvin, ubicado en el complejo de lujo Las Terrazas de Abama, en el municipio de Guía de Isora, es un establecimiento que pertenece a la marca de lujo de la compañía My Way Hotels & Resorts.

El chef donostiarra, el único cocinero español con ocho estrellas Michelin acumuladas, se ha inspirado en sus más de 40 años de profesión para plasmar su sabiduría gastronómica en una carta mediterránea con reminiscencias a su San Sebastián natal y la cultura de los asadores.

La del Melvin es una cocina de autor, moderna, con una buena oferta de carnes y pescados a la brasa, al estilo vasco, y platos de alta cocina en los que se priorizará el cuidado de la materia prima, con especial atención al producto canario de primera calidad.

De Elche, en Alicante, es el jefe de cocina del nuevo restaurante, Diego Dato, un joven chef criado entre arroces y formado por maestros como Santi Santamaría o el propio Berasategui. Dato lleva casi seis años integrado en los equipos que en la isla lidera Erlantz Gorostiza, los del M.B. y el Txoko, los dos restaurantes que completan este trío de establecimientos tinerfeños del maestro vasco.

Esta nueva apuesta de Berasategui rinde homenaje con su nombre a Melvin Villarroel, que fue el arquitecto que dio forma al área turística de Abama. Músico y ecologista vocacional, este boliviano de alma mediterránea jugó con llenar de vacío los espacios habitables, y dotó de una singular personalidad a cada una de sus creaciones. La huella artística que dejó se aprecia de forma especial en este paraíso del sur de Tenerife, su obra culmen.

El establecimiento cuenta con una superficie interior de 340 metros cuadrados y una terraza de 175 metros cuadrados, con una capacidad para 70 comensales. La cocina vista es uno de los elementos más relevantes del interiorismo del Melvin, al permitir conectar a los comensales con el trabajo del equipo de cocina. La elección de una pauta natural para las diferentes tonalidades de maderas y tapicerías ha logrado dotar al Restaurante Melvin de una atmósfera cálida y elegante.