Sociedad

Al horno y con verduras y frutas, la cena de Navidad más saludable

En estas fechas es común aumentar la ingesta de calorías, alcohol y otros dulces, no obstante, hay métodos de seguir cuidando la alimentación sin abandonar las tradiciones.
El Día, S/C de Tenerife
24/dic/17 5:26 AM
Edición impresa

El Día, S/C de Tenerife

Las fechas navideñas son una época de excesos, empezando por la comida. La bajada de las temperaturas invita a aumentar la ingesta de calorías, el alcohol está presente en todas las celebraciones y existe un amplio surtido de dulces y repostería. Aún así, cuidar la alimentación y que sea lo más equilibrada y nutritiva es posible si se siguen una serie de consejos.

Por esta razón, la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias informa de que el principal aporte de alimentos en estas fiestas de Navidad debe ser de frutas, verduras y hortalizas. Las macedonias de fruta son preferibles a los postres de repostería. Son preferibles los zumos de frutas naturales a los refrescos o bebidas alcohólicas, mejor sin azúcar. Las ensaladas son excelentes como plato principal, de acompañamiento o guarnición.

Además, se recomienda incorporar los cereales y legumbres a las comidas, especialmente los primeros al desayuno, de forma diaria, conjuntamente con la leche o sus derivados. En esta línea, es recomendable incorporar granos de arroz, lentejas, judías o garbanzos a los potajes y de maíz a las ensaladas.

Puesto que durante la época navideña suele aumentarse el consumo de grasas animales y considerando que el consumo de lácteos es alto en el Archipiélago, es preferible consumir en este tiempo leche y derivados lácteos desnatados, con las excepciones correspondientes a los niños.

Los huevos enteros (fritos, en tortilla, duros, etc.) deben reducirse a un máximo de dos o tres por semana, para posibilitar que el consumo de huevo contenido en algunos alimentos tradicionales como el turrón y otros postres, sobrepase la cantidad recomendada.

Para las comidas navideñas es mejor optar por el consumo de pescado que por el de carne y dentro de éstas, por el de pollo o pavo, antes que por el de carnes rojas. Seleccione las carnes magras o libres de grasa y elimine toda la grasa visible y la piel de las mismas. Los pescados azules (atún, caballas, sardinas, salmón?) son más grasos y ricos en calorías que los pescados blancos (vieja, besugo, sama?) pero tienen la ventaja de que su grasa aporta elementos protectores del corazón y las arterias.

Por último, si prepara o consume croquetas o albóndigas mejor si son de pescado que de carne. El aceite de oliva virgen, es la mejor grasa para el consumo humano. Se debe recordar que el colesterol solo se encuentra en los alimentos de origen animal.