Deportes
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Urgencias de la Candelaria recupera el cien por cien del espacio no afectado por el incendio leer

Joao, un atacante "rápido y con pegada"

Eduardo Fentanes, último entrenador del jugador que llegará cedido al Tenerife por el Chelsea, describe las condiciones del futbolista colombiano "Si tiene que defender, lo hace, pero si está fresco de piernas, va sacando ventaja por su velocidad".
El Día, Santa Cruz de Tenerife
12/jul/18 6:19 AM
Edición impresa
 

Eduardo Fentanes es uno de los entrenadores que mejor conocen a Joao Rodríguez, jugador que se convertirá próximamente en refuerzo del Tenerife para la temporada 18/19. Fue él quien logró recuperar la mejor versión del atacante colombiano a lo largo de la campaña pasada, vistiendo la camiseta del Tampico Madero de la Segunda División mexicana. Aunque el futbolista no siguió su carrera en La Jaiba Brava, mantiene una buena relación con el técnico, a quien ya le ha contado sus planes en clave blanquiazul. "Está muy contento por jugar en el Tenerife".

Antes de iniciar la práctica matinal de ayer, Fentanes atendió la llamada de EL DÍA desde las instalaciones del estadio de Tamaulipas. "Te puedo dar muy buenas referencias de Joao. Con nosotros encontró un punto de quiebre en su carrera", afirmó sobre la etapa de Rodríguez en el Tampico Madero. "Después de destacar en sus etapas juveniles, sobre todo con la selección colombiana, el Chelsea lo compró y lo empezó a colocar en clubes. Y fue justo aquí cuando encontró un nuevo aire. Al llegar le ofrecí retomar esos niveles tan altos que tuvo, y lo logró", contó Eduardo introduciendo una de las claves del notable rendimiento del futbolista bajo su supervisión: la adaptación. "Tuvo un primer semestre espectacular junto a nuestro delantero Chuleta Orozco. Nos ayudó a ganar cinco partidos de cinco en el cierre del torneo y nos instalamos en el tercer puesto de la clasificación. Llegamos a semifinales y él acabó como uno de los futbolistas más importantes de la competición".

La descripción de las condiciones de Joao descubre a un versátil y veloz atacante, que no renuncia al sacrificio defensivo. "Puede jugar de acompañante del nueve o un poco por fuera, en el volanteo, en el 4-4-2 o en el 4-3-3, siendo el extremo, aunque aquí nos ayudó más jugando de afuera hacia dentro, porque hace mucho daño con su velocidad", resaltó de un futbolista que "maneja los dos perfiles", es decir, que "es derecho, pero trabaja también el perfil izquierdo. De hecho, cuando es volante le gusta jugar más por la izquierda para, justo en el recorte, tener el disparo con la derecha. Con ese movimiento nos hizo varios goles. Así lastimó mucho. Cuando necesitaba que el equipo fuera más ofensivo, lo dejaba de volante y ponía a otro nueve. Así tenía dos delanteros y, aparte, a él. Pero a veces era al revés, siendo Joao el nueve". En su repaso de las características de Rodríguez, el entrenador no olvidó que "sí tiene regreso"; o lo que es lo mismo, que es un jugador que se esfuerza a la hora de presionar a los rivales. "Tiene la disposición de hacer un trabajo defensivo, pero es a todas luces un jugador al que un entrenador busca dejarle piernas para la fase de ataque. Si tiene que defender, lo hace, pero si está fresco de piernas, va sacando ventaja sobre la marcha porque es muy rápido y define; tiene muy buena pegada".

Todo ese despliegue tuvo continuidad, exceptuando una fase final en la que causó baja por "un golpe en el ojo", gracias a su inmediata adaptación a la plantilla del Tampico Madero. "Se encontró un vestuario que lo recibió muy bien. Se sintió cómodo, se acopló rápido al equipo y yo hice una muy buena relación con él. Le terminé exigiendo cosas en el día a día y que entrenara siempre a tope, y desde esa exigencia logró elevar su nivel de rendimiento. Con los compañeros hizo muy buena empatía y se sintió cómodo. Por ahí es algo que le faltó en los equipos anteriores. No había terminado de adaptarse. Es un muchacho alegre, de bromear, y no había encontrado un vestuario que le entendiera", advirtió Fentanes.

En ese sentido, aseguró que, con apenas 22 años, es una persona madura. "El hecho de ir de un equipo a otro y que las cosas no te salgan bien, te obliga a madurar. También nació su hijo antes de venir a México. Son cosas que te van cambiando la vida. Sé que él querría estar en Primera, pero le aconsejé que lo viera como un reto, como una oportunidad y un punto de relanzamiento. Evidentemente, ir a la Segunda de España es ir a una categoría superior a la Segunda de México, aunque él sigue con el hambre de hacer las cosas bien para volver a posicionarse en Primera, ya sea ahí, con el Tenerife, ascendiendo, marchándose a otro club o volviendo al Chelsea, que si puso los ojos en él, fue porque destacaba. Aquí volvió a dar luces de ese chavo que el Chelsea vio hace años".

Fentanes tuvo la ocasión de conversar hace dos días con Rodríguez, al que notó ilusionado. "Me dijo que tuvo una oferta de un club de Primera División de Austria, pero le llamó mucho la atención ir a Tenerife. Tal vez, el idioma le ayudará a adaptarse mejor al vestuario".

Por último, aclaró el motivo por el que Joao no pudo continuar su carrera en el Tampico Madero. "La negociación original consistió en dejarlo solo un semestre con nosotros para que luego pasara al Santos, de Primera, porque somos filiales del campeón de México. Pero le fue tan bien aquí, que prefirió quedarse. El Chelsea respetó su postura, pero al cabo de un año ya no le conviene tenerlo en la Segunda División de México".

Eduardo

Fentanes

entrenador del tampico madero