Sucesos

La autopsia revela que hubo un solo autor que envenenó a su familia

Al parecer, la madre de las niñas tenía marcas en el cuello, como si su pareja hubiera intentado estrangularla para acelerar su fallecimiento.
El Día, S/C de Tenerife
18/jul/18 6:09 AM
Edición impresa
La autopsia revela que hubo un solo autor que envenenó a su familia

La autopsia realizada a los miembros de la familia fallecida en una vivienda de la calle Cruz de los Martillos, en el municipio de La Orotava, revela que presuntamente hubo un único autor, supuestamente el padre, y que este pudo utilizar una sustancia venenosa para que su pareja y sus dos hijas fallecieran sin aparentes signos de violencia. Así lo señalan fuentes cercanas al caso.

Las pruebas forenses fueron efectuadas en la jornada de ayer en el Instituto de Medicina Legal y, como es habitual, en las mismas estuvieron presentes agentes del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil, quienes también llevaron a cabo la inspección del domicilio donde se descubrió la tragedia el pasado lunes. Según trascendió ayer, en la nota manuscrita que dejó presuntamente el cuarto fallecido, Israel Rodríguez Miranda (pareja y padre de las fallecidas), se alude a problemas económicos y, supuestamente, a un grave problema de salud.

Algunas muestras recogidas en las autopsias realizadas ayer a la mujer y a sus dos hijas, de tres y cinco años de edad, serán remitidas al Instituto Nacional de Toxicología en Canarias, con el objetivo de certificar el tipo de sustancia tóxica usada para acabar con sus vidas. Supuestamente, la madre de las niñas, Paula, tenía marcas en el cuello, como si alguien, presuntamente su pareja, la hubiera intentado estrangular. Una de las hipótesis barajadas por los investigadores consiste en que, tras envenenar a la mujer, el varón pudo tratar de acelerar su fallecimiento. Las pruebas forenses y toxicológicas deberán determinar si hubo o no esa correlación de acontecimientos.

Fuentes cercanas al caso señalan que Israel Rodríguez Miranda apareció colgado y con las manos atadas. Esa circunstancia no implica necesariamente que hubiese necesitado colaboración de alguien para acabar con su vida. Un miembro de los cuerpos de seguridad explica que muchos suicidas se atan las manos ellos mismos antes de llevar a cabo su acción, supuestamente para evitar alguna reacción que les salve en el último instante.

Ayer trascendió que entre el presunto autor de las muertes y su familia política no existía una buena relación y así lo hizo constar en la nota de despedida.

En la jornada de ayer, el Ayuntamiento de La Orotava decretó tres días de luto oficial por el trágico suceso.

El zamorano Israel Rodríguez presuntamente decidió acabar con la vida de sus hijas y su pareja tras celebrar una fiesta familiar el pasado domingo.