La Laguna

El auge de los okupas lleva a Barrio Nuevo a la Subdelegación

La asociación Barrio Nuevo-Viña Nava asegura que la situación "va a más" tras el pico de hace dos años Convertirse en una "Barceloneta", el miedo que ha sobrevolado la zona.
D. Ramos, La Laguna
7/oct/18 6:32 AM
Edición impresa
El auge de los okupas lleva a Barrio Nuevo a la Subdelegación

El problema de Barrio Nuevo con los okupas no cesa. Al contrario: "Va a más". Así lo apunta el presidente de la Asociación de Vecinos Barrio Nuevo-Viña Nava, Juan Luis Marín. Es por eso que este colectivo ha decidido acudir a la Subdelegación del Gobierno para solicitar una reunión con el comisario de la Policía Nacional en La Laguna y, de esa forma, tratar de frenar la situación.

Se trata de una problemática que afecta a la zona desde hace años. No en vano, a finales de 2016, Marín decidió lanzar una especie de SOS que tuvo cierta resonancia mediática, en buena medida por la elocuencia de una de sus frases: "Tememos convertirnos en la Barceloneta de La Laguna", expresó en referencia al conocido núcleo catalán en el que este movimiento tiene gran fuerza. Aquello seguía a un episodio en el que los okupas de una vivienda junto a la plaza Domingo Cruz Cabrera colgaron en el exterior una hoja simulando la portada de un periódico -con la cabecera "New Barrio Xismes"- tratando de explicar por qué tomaron una casa ajena, y añadían: "Pa quien guste de criticar que lo haga sabiendo".

Dos años después de aquellos hechos, Marín lamenta que las cosas no han mejorado, que existe un auge y que, ante la falta de competencias, desde la Policía Local y el Ayuntamiento de La Laguna "lo único" que hacen cuando les piden ayuda es enviar "preventivos". Es por eso que han optado por dar este nuevo paso y acudir a la Subdelegación del Gobierno. "Tampoco queremos crear una alarma con los okupas, porque, al final, genera un efecto llamada; pero sí queremos mostrar que no estamos parados", señaló.

Las estimaciones en 2016 del líder vecinal eran que había al menos ocho inmuebles en esas circunstancias -fundamentalmente casas terreras-, mientras que aseguró que un edificio de tres plantas en la calle El Drago había sido ocupado por aproximadamente 30 inquilinos, aunque días después un joven aseguró que él era el único morador de la vivienda. Sea como fuere, lo que sí ha quedado claro es que se trata de "okupaciones", es decir, las vinculadas a ese sector de contracultura, lo que enardece más si cabe el enfado de los vecino y afectados.

las claves

El problema de okupas afecta a Barrio Nuevo desde hace más de dos años. La situación se frenó un poco, pero ha vuelto a complicarse.

En otros barrios del cinturón que rodea al casco también existen casos de ocupación de viviendas.