Tenerife Norte

La Guancha recomienda no consumir agua del grifo

El alcalde anuncia que "para poder recuperar el suministro es necesario utilizar temporalmente agua con exceso de flúor".
R.S., La Guancha
9/oct/18 6:25 AM
Edición impresa
 

El alcalde de La Guancha, Antonio Hernández (PP), anunció ayer que "toda la población del municipio no debe utilizar el agua del grifo para beber ni para cocinar hasta nuevo aviso". Tras varias semanas con graves problemas en el funcionamiento de la red pública, el Ayuntamiento guanchero optó por utilizar agua con exceso de flúor, que no pasará al completo el tratamiento por la estación desalinizadora, "hasta que los depósitos recuperen los niveles normales, el agua llegue a todas las viviendas y los técnicos puedan detectar las fugas existentes".

Hernández lamenta las molestias que se causará a los vecinos, pero asegura que "no ha quedado más remedio". Según explica, "hay viviendas que llevan una semana sin recibir agua y tenemos que recuperar el suministro al menos para lo más urgente: el aseo, las cisternas y las lavadoras".

Esta restricción temporal en el consumo humano de agua afectará a toda la población, en todos los barrios y a todas las edades, puesto que los niveles de flúor se incrementarán por encima de los límites recomendados.

Durante la mañana y parte de la tarde del domingo, el municipio guanchero sufrió cortes de agua que el alcalde relaciona con "un alto consumo" y "la imposibilidad de localizar las principales averías y pérdidas que están provocando que los niveles en los depósitos de cabecera no recuperen los valores normales".

"No hemos dejado de trabajar noche tras noche, junto a la empresa Aqualia, en diferentes zonas del pueblo para tratar de localizar los lugares en los que se encuentren las pérdidas de agua más importantes, sin resultados hasta el momento. Solo se ha localizado una zona en torno al colegio Plus Ultra", detalló Hernández.

El Ayuntamiento de La Guancha ya había contactado con el Consejo Insular de Aguas de Tenerife (CIATF) porque, según el alcalde, "es imposible meter más agua, la que hay está toda repartida. No hay más agua disponible".

Esa falta de agua ha obligado al ayuntamiento a parar varios módulos de la estación de tratamiento y desalinización de agua para aportar una mayor cantidad a la red municipal. Esta parada parcial disparará los niveles de flúor en las próximas horas, por lo que no es recomendable su consumo.