La Laguna

Tabaiba ya se baña en su renovada piscina

El Cabildo y el Ayuntamiento de El Rosario presentaron ayer la obra, que ha supuesto una inversión de 613.000 euros y una mejora integral de este concurrido espacio costero.
D. Ramos
24/oct/18 6:26 AM
Edición impresa
Tabaiba ya se baña en su renovada piscina

E l núcleo rosariero de Tabaiba vuelve a tener operativa su piscina natural después de los trabajos de mejora que se han realizado, que han supuesto una inversión de 613.000 euros, con fondos del Cabildo de Tenerife (85%) y el Ayuntamiento de El Rosario (15%). La presentación tuvo lugar ayer, no sin expectación por parte de vecinos y bañistas ansiosos por estrenar las instalaciones, que cuentan con renovados accesos peatonales, un nuevo pavimento del solárium y una pasarela, entre otros cambios de la actuación integral que se ha llevado a cabo.

"Hoy es un día importante para Tabaiba", manifestó el alcalde rosariero, Escolástico Gil, que recordó cuando los vecinos le pedían que actuara en la zona, y no dudó en afirmar que este enclave ya no es el "patito feo" de El Rosario. "Hay que agradecer el compromiso del presidente del Cabildo y del gobierno de la institución insular con el municipio", expresó durante un discurso en el que se volvió a poner de manifiesto la buena conexión entre el consistorio y el Cabildo. También se refirió Gil a la necesidad de sacar adelante la segunda fase de este proyecto, y mencionó otras actuaciones en las que se está trabajando para la zona -como la ejecución de la nueva estación de aguas residuales y la construcción del segundo depósito de agua de Tabaiba-, que en total suponen 2,7 millones de euros.

Por su parte, el presidente tinerfeño, Carlos Alonso, señaló que se trata de una obra que ha sido "compleja", y agradeció el "esfuerzo de los vecinos". "Durante más de 30 años ha habido una demanda", expresó el político nacionalista, que añadió que fue vecino y que lo sigue "casi siendo". Y finalizados los discursos, paseo de los políticos por la remozada infraestructura y primeros chapuzones de los bañistas.