Deportes
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Trump ordena formalmente la creación de una fuerza militar espacial leer

Con la medida cogida al traje blaugrana

El Iberostar Tenerife es el único equipo de la actual Liga Endesa que ha ganado los últimos cuatro enfrentamientos de la competición doméstica al todopoderoso Barça Lassa.
J. Rodríguez
5/dic/18 6:19 AM
Edición impresa
Con la medida cogida al traje blaugrana

L os duelos frente al Barça Lassa son, a priori, unos de los más complicados de la temporada. Más si cabe, si el actual líder ACB comparece como local en el Palau Blaugrana.

El Iberostar Tenerife afrontará el primero de ellos, en la presente campaña 2018/2019, el próximo domingo -18:15 horas- en el feudo de la escuadra catalana.

A pesar del reto de envergadura que supone, el representativo sabe cómo hincar el diente al potente equipo que milita en la Euroliga. De hecho, los aurinegros se han revelado como verdugos culés en los pretéritos cursos cestistas.

El CB Canarias es la única entidad de la vigente Liga Endesa que no conoce la derrota frente al Barça en los últimos cuatro enfrentamientos en la competición.

Junto al Iberostar, que mantiene un impoluto 4-0 de balance parcial, apenas tres equipos nacionales pueden presumir de decantar el cómputo de los últimos cuatro encuentros a su favor.

A saber, el Kirolbet Baskonia, Movistar Estudiantes y Unicaja de Málaga cuentan con un provisional 3-1. Todos los demás equipos de la Liga ACB, excepto el Herbalife Gran Canaria, con el que se mantiene la igualdad (2-2), tienen balance negativo con las huestes que dirige en la actualidad el entrenador Svetislav Pesic.

Los enfrentamientos entre el FC Barcelona y el CB Canarias tienen un recorrido peculiar. De este modo, los laguneros permanecieron casi 25 años sin ganar a su próximo adversario. Fueron un total de 20 partidos ligueros los que se saldaron con sendas victorias azulgranas.

La última acaeció el 22 de mayo de 2016. En el Palau, las huestes de Xavi Pascual no tuvieron piedad de las de Txus Vidorreta (93-58, que resulta ser la séptima derrota más amplia recibida por los aurinegros en su trayectoria de élite nacional). Con el mentado triunfo, los catalanes confirmaron la primera plaza en la competición regular, mientras que los tinerfeños dijeron adiós a sus opciones de alcanzar los "playoffs".

Dos años y medio más tarde, el Iberostar Tenerife se ha mantenido invicto por el actual campeón de la Copa del Rey. La racha triunfal canarista, y la ruptura del "maleficio" contra los barcelonistas, comenzó el 15 de enero de 2017. En el Santiago Martín, Georgios Bogris se disfrazó de "MVP" -24 créditos de valoración- para liderar la victoria insular (71-60).

En el partido de la segunda vuelta, ya en territorio barcelonés, Vidorreta le volvió a ganar la partida a Georgios Bartzokas (65-73), con Aaron Doornekamp como adalid -24 de valoración-.

El pasado curso se repitió la historia, tanto en el Palau (91-93) como en "La Hamburguesa" (86-81). El preparador Fotis Katsikaris estaba al mando de las operaciones.

Con el técnico bilbaíno de vuelta, el Canarias intentará prolongar un lapso casi inverosímil.

Los aurinegros, los mejores en el Palau

El CB Canarias es el único conjunto de toda la actual Liga ACB que ha ganado los dos últimos partidos como visitante en el Palau Blaugrana. En la temporada 2016/2017 lo hizo con Txus Vidorreta, actual entrenador de la "fiebre" aurinegra, y en la pasada 2017/2018, con el griego Fotis Katsikaris al mando. En la primera, con la que el representativo tinerfeño se estrenó en toda su historia en el Palau, los 20 puntos de Aaron Doornekamp neutralizaron los 16 de Ante Tomic. Fue un triunfo más holgado (65-73) que el segundo (91-93) y último hasta la fecha. Y es que en el compromiso del 10 de diciembre del pasado año hubo prórroga incluida. Mateusz Ponitka brilló como nunca -anotó 26 puntos y capturó 10 rebotes, para sumar 36 créditos de valoración, su mejor actuación como aurinegro-. El alero polaco tuvo que compartir el protagonismo de la gesta con el maño Rodrigo San Miguel, que con una entrada a canasta "in extremis" certificó un nuevo asalto canarista de la instalación azulgrana.