Tenerife Norte

El ayuntamiento peatonalizará parte de la calle Cantos Canarios

El alcalde de La Orotava, Francisco Linares (CC), anuncia que la vía ubicada entre el auditorio Teobaldo Power y la entrada trasera a la Casa de la Cultura se cerrará al tráfico.
R.S., La Orotava
7/dic/18 6:27 AM
Edición impresa
El ayuntamiento peatonalizará parte de la calle Cantos Canarios

El alcalde de La Orotava, Francisco Linares (CC), anuncia que el tramo de la calle Cantos Canarios entre la entrada al aparcamiento de la plaza del V Centenario y el auditorio Teobaldo Power será peatonal cuando se ejecute la reforma del espacio cultural. "De forma paralela a las obras de mejora del inmueble, ese tramo de la calle se cerrará al tráfico para convertirse en una plazoleta", explica el mandatario nacionalista. En la actualidad, ese tramo de vía ya se cierra al tráfico cada vez que se organiza un espectáculo en el auditorio.

El proyecto definitivo de la reforma del auditorio Teobaldo Power, que elabora el arquitecto Fernando Martín Menis, estará a disposición del Ayuntamiento de La Orotava "en febrero de 2019", según explica el alcalde.

Respecto al retraso de la actuación, que se baraja desde hace más de una década, el alcalde subraya que "se pudo hacer algo parcial mucho antes, pero hemos decidido esperar para ejecutar una gran reforma que costará entre 6 y 7 millones de euros, financiados en un 80% por el Cabildo y en un 20% por el consistorio".

La previsión municipal es que las obras comiencen a principios del próximo mandato: a finales de 2019 o principios de 2020, lo que obligará a que el auditorio villero permanezca cerrado entre 2020 y 2021.

Para ampliar el equipamiento del auditorio, se ha comprado un piso en el inmueble, de unos 85 metros cuadrados, lo que permitirá pasar de tres a seis camerinos.

Las butacas, uno de los elementos más discutidos del actual auditorio, podrían tener una segunda oportunidad en beneficio de la acústica. Linares explica que los expertos consultados han señalado que las actuales butacas podrían jugar un papel clave en la excelente acústica del Teobaldo Power, "por lo que se estudia la posibilidad de reformar las butacas de la planta baja, pero sin eliminarlas por completo".

El nuevo proyecto pretende mantener el aforo actual, de unas mil personas, que convierte al Teobaldo Power en uno de los mayores auditorios de la Isla de Tenerife.

Para mantener la programación cultural villera durante los años de cierre por reformas del Teobaldo Power, el consistorio baraja varias alternativas: cerrar un convenio para utilizar el salón de actos del Liceo Taoro, que tiene capacidad para entre 600 y 700 personas, y utilizar, para actividades con menos público, espacios como el salón de actos de la Casa de la Cultura (200 espectadores) y el antiguo cine de La Perdoma, cuya reforma comenzará en febrero de 2019 para convertirse en la Sala Francisco Álvarez Abrante, con capacidad para unos 350 espectadores. Esta obra costará finalmente unos 450.000 euros y se espera que concluya antes de que se cierre el Teobaldo Power.

La peatonalización de otras vías del casco urbano seguirá a expensas del futuro desarrollo de la vía de circunvalación del centro urbano, prevista en el PGO, pero aparcada hasta que concluya la reforma de los tramos pendientes de la TF-21, que une el casco con el Parque Nacional del Teide. La actuación en esta vía está presupuestada en unos 32 millones de euros. En la actualidad, se trabaja en los informes medioambientales y del Consejo Insular de Aguas de Tenerife (CIATF). La previsión es que se inicie en el próximo mandato, "probablemente entre 2020 y 2024".

"Lo de la TF-21 es una gran obra, con alrededor de ocho informes sectoriales, que tendrá que salir a licitación europea. El proceso de expropiaciones creemos que saldrá adelante sin demasiados contratiempos, pero siempre habrá casos sin acuerdo", señala.

A juicio de Linares, "en el próximo mandato deberíamos trabajar para tener ya, al menos, el proyecto definitivo de la vía variante. Tenemos un anteproyecto y el trazado está en el PGO, pero debe ser una carretera insular, incluso de interés regional, con un coste que oscilará entre 80 y 100 millones de euros. Sería uno de los principales accesos al Teide y acabaría, en gran medida, con el colapso de tráfico en el casco, donde podríamos plantearnos la peatonalización de más calles, que es uno de los requisitos que valora la Unesco para ser patrimonio mundial".