Canarias

Un estratega político admirado

Luis Mardones Sevilla, exdiputado nacional de Coalición Canaria durante siete legislaturas, falleció ayer en Madrid a los 80 años. Amigos y conocidos exaltan su "honestidad y elevado sentido de la lealtad" hacia la tierra en la que nació.
J.Dávila
17/dic/18 6:21 AM
Edición impresa
Un estratega político admirado

J.Dávila

H onesto, defensor de su tierra e incansable trabajador. Esos son los tres aspectos que más exaltaron en la jornada de ayer las personas que valoraron para el periódico EL DÍA la pérdida de Luis Mardones Sevilla (1938-2018), cuyo fallecimiento se hizo oficial en las primeras horas de la jornada dominical. Diputado nacional de Coalición Canaria (CC) por la provincia de Santa Cruz de Tenerife durante siete legislaturas, con anterioridad fue presidente del Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario (Iryda) y, entre los años 1977 y 1979, gobernador civil de Santa Cruz de Tenerife.

Nacido en el seno de una familia con fuertes convicciones republicanas, su hijo Fernando Mardones relató en la tarde de ayer a este periódica el drama que supuso para un niño de tan corta edad tener que aprender a vivir bajo el sometimiento del bando ganador. Licenciado en Veterinaria en Córdoba, Luis Mardones Sevilla formó parte de la Unión de Centro Democrático (UCD). "Su perfil político lo están enjuiciando otras personas, pero como hijo me siento obligado a decir que fue un ser ejemplar. Nos enseñó valores que sirvieron para que creciéramos de una forma íntegra y en libertad", recuerda uno de sus cuatro hijos, tres chicos y una chica. Ese es el legado de un padre que en la pasada primavera sufrió un duro revés. "Mi hermano mayor llevaba años luchando contra una enfermedad bastante dura, pero todo empeoró y se fue con 51 años. Esa pérdida aceleró su pena y acabó por certificar que 2018 ha sido un año que nos ha castigado en exceso", valora emocionado Fernando antes de poner el acento sobre una idea. "Nunca se valió de su posición para procurarnos un trabajo porque siempre quiso que fuéramos nosotros los que resolviéramos nuestras vidas", agradeció, para despejar cualquier tipo de duda. "Aunque algunos quisieron buscar algo que lo comprometiera, no lo consiguieron porque era una persona muy honesta", concluyó.

Fernando Clavijo, presidente del Ejecutivo regional, destacó a media mañana de ayer el rol tan decisivo que jugó este político en las relaciones Canarias-Estado. "Era un gran conocedor de los asuntos canarios en Madrid y defensor de las políticas de Estado en el Archipiélago. Eso es lo que hemos defendido durante años en el Congreso de los Diputados", dijo en relación a un político que decidió abandonar ese ruedo hace ahora diez años.

Alfonso Soriano Benítez de Lugo, primer presidente de la Junta de Canarias, exmiembro de UCD y en el pasado diputado nacional y senador con el Partido Popular, exaltó "su capacidad para defender los intereses de Canarias en solitario. Fuimos rivales políticos, pero sería injusto no destacar su lucha contra los grandes bloques políticos los días en los que Coalición Canaria tenía una representación mínima en Madrid", dijo tras conocer a través de EL DÍA la noticia de su fallecimiento. Luis Mardones sufrió hace unos días una caída en su domicilio por la que fue atendido en los servicios de urgencias del Hospital la Paz de Madrid. Ana Oramas, que conoce bien la sensación de ser la única voz de CC que se escucha en el Congreso de los Diputados, se mostró muy afectada por la muerte de "un hombre de Estado que jamás perdió la perspectiva de los intereses que debía defender. Se ha perdido uno de los grandes referentes de la política española", agregó la diputada nacionalista sin obviar que una de las grandes virtudes de Luis Mardones era diálogo y su talante positivo a la hora de afrontar situaciones complicadas. Aunque ya no estaba en primera línea de la política, seguía yendo a la Cámara para escuchar mis intervenciones e interesarse por los problemas de los canarios", recordó.

José Manuel Bermúdez, alcalde de Santa Cruz de Tenerife, puso en valor el carácter chicharrero que siempre exhibió Luis Mardones. "Fue la voz de Canarias en el Congreso durante 25 años y siempre demostró ser un político afable que ejerció la defensa de su tierra con un gran sentido de Estado", evocó. La socialista María Dolores Pelayo comentó que el exintegrante de UCD y CC se ganó "su sueldo como parlamentario defendiendo los intereses del Archipiélago, a pesar de que los resultados no fueran los que él más hubiera deseado porque esa batalla la libraba en solitario en un lugar en el que era muy complicado que apoyaran sus ideas".

Para Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife, sus primeros recuerdos en torno a la figura de Luis Mardones llegaron en plena juventud. "Era la voz de las Islas en Madrid y fue a raíz de su voto en la investidura de Felipe González -el PSOE acababa de perder la mayoría absoluta- cuando se empezó a tener más en cuenta la realidad específica de Canarias en el Congreso". Francisco Linares, por último, centró su análisis en una frase que sirve para envolver la personalidad de Luis Mardones: "Gran político, buena persona y gran valedor en épocas difíciles de la Transición de reivindicaciones justas", destacó el alcalde de La Orotava.