Tenerife

La sequía deja las balsas a la mitad de su capacidad y lastra el campo

La situación es ligeramente más delicada en el Sur, que solo cubre el 54% de capacidad. Cabildo y CIATF adoptarán medidas para evitar afecciones graves a la agricultura insular.
Miguel Ángel Ruiz, S/C de Tenerife
12/feb/19 6:27 AM
Edición impresa
 

Miguel Ángel Ruiz, S/C de Tenerife

Las balsas de la Isla están al 55% de su capacidad por la escasez de lluvias en los últimos meses, según informa Balsas de Tenerife (Balten), entidad dependiente del Cabildo y encargada de aportar la mayor parte del suministro para regar el campo tinerfeño.

El vicepresidente insular y consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca, Jesús Morales (CC), avanzó ayer a EL DÍA que "en la actualidad las balsas se encuentran a la mitad de su capacidad, en un 55% en el global de la Isla, cantidad que se repite en el global de la zona Norte y en el Sur baja hasta un 54%".

"Aún queda parte del invierno y de la primavera para que vengan más lluvias. Por lo tanto, aún hay tiempo para que se recuperen los niveles antes del verano -sostiene Morales-. En algunas balsas donde hemos actuado, como la del Lomo del Balo, en Guía de Isora, ya se llega al 73% de su capacidad, cuando en otros años estaba por debajo del 15%", dijo.

Morales subrayó que se trabaja para "ampliar la capacidad de desalinización de Montaña de Taco, en Buenavista del Norte, que está al 51%. También actuamos en Trevejos (Vilaflor), que está en un 33%. Donde sí es cierto que se nota una mayor disminución con respecto a otros años es en el Norte de la Isla, aunque allí la probabilidad de lluvia es mayor".

"Se ha ampliado la depuradora de Arona-Adeje y también hay más agua en Valle de Guerra. A pesar de ello, el área de Agricultura del Cabildo y el Consejo Insular de Aguas (CIATF) se sentarán en los próximos días para analizar la situación y tomar medidas si no llueve", explicó Morales.

Ambas instituciones analizarán en breve la situación del agua en Tenerife "para determinar qué podemos hacer si seguimos con este tiempo tan anormal también en la época de verano".

"El mal tiempo está claro que afecta al producto agrícola. Se ha incrementado bastante el consumo de agua. En cultivos de secano, como la papa, tendrá efectos negativos. La siembra en el Norte fue en enero y se recoge entre mayo y julio y la cosecha se verá afectada. También en el Sur afectará en la producción de plátanos y aguacates, donde la floración se ha visto muy alterada. En la piña, las higueras, los perales y los manzanos también se ha alterado la floración", advierte el consejero.

"El estado actual de las aguas permite cubrir la demanda. Ha entrado más agua en las redes. Hemos pasado de 16,5 millones de metros cúbicos en 2015 a 20 millones a finales de 2018. La capacidad aumentó en 4 millones de metros cúbicos adicionales para el sector primario. Seremos previsores", comentó Morales.

Por su parte, el técnico de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga), Javier Gutiérrez, afirmó que "hay preocupación porque han pasado los meses de diciembre y enero, con precipitaciones mínimas. En el Sur no ha caído nada y todo lo que se ha sembrado de secano en el Norte está esperando agua a marchas forzadas. Además, nos preocupan mucho las consecuencias en el cereal, el plátano y la papa de secano, así como en el viñedo".

Jesús Morales

CONSEJERO DE AGRICULTURA y ganadería DEL CABILDO DE TENERIFE

Javier Gutiérrez

TÉCNICo DE LA asociación de agricultores y ganaderos de canarias