Deportes

Un Mundial a fuego lento

Tras un 2018 marcado por las lesiones, Vicente Hernández ha hecho una pretemporada con pies de plomo para estar lo mejor posible en las series que comienzan mañana en Abu Dabi.
J. Rodríguez
7/mar/19 6:17 AM
Edición impresa
Un Mundial a fuego lento

J. Rodríguez

T res meses de parón, molestias, caídas, contratiempos de diversos tipos... El pretérito 2018 resultó ciertamente aciago para Vicente Hernández. El triatleta tinerfeño tuvo que utilizar las carreras de la temporada como preparación y para ir recuperando sensaciones. Con un papel discreto en las Series Mundiales, las Copas del Mundo -ganó la de Miyazaki- fueron su trampolín.

"Realmente, yo no he parado, como había hecho otros años. Le di continuidad al entrenamiento, aunque bajé mucho el volumen y la intensidad para que fuera una regeneración mental. Tuve dos semanas de un descanso activo y empecé la pretemporada con el cuerpo mejor que otros años. Espero que se vea reflejado. Por ahora no he tenido lesiones: eso es un punto positivo", señaló Hernández a El Día.

Con dichas premisas, él y el resto de los españoles arribaron el pasado martes a Abu Dabi -Emiratos Árabes Unidos-, donde mañana comienzan las Series Mundiales de triatlón. A partir de las 10:00 horas, el lagunero acometerá su octavo concurso consecutivo -debutó en 2012- junto a los mejores del planeta. El sábado -8:00 horas- será el turno para los relevos, aunque habrá que aguardar por la prueba individual para ver si Vicente participa o queda descartado.

Abu Dabi será la primera escala de las nueve previstas. La final de este curso tendrá como emplazamiento la ciudad helvética de Lausana, entre el 29 de agosto y el 1 de septiembre -antes de lo que suele ser habitual-.

Las aspiraciones del deportista de élite insular no cambian: "Voy a intentar colarme entre los 10 mejores. Creo que lo valgo o puedo valerlo en alguna temporada en la que no haya problemas", señala el insular.

Los españoles Mario Mola -campeón en las últimas tres ediciones- y Javier Gómez Noya -si el pentacampeón decide finalmente hacer el Mundial al completo-, el francés Vincent Luis -subcampeón en 2018-, el noruego Kristian Blummenfelt, los sudafricanos Richard Murray y Henri Schoeman, el también galo Pierre Le Corre y el australiano Jacob Birtwhistle son los "gallos" a tener en cuenta por el triatleta de Aguere.

Más allá de resultados, las sensaciones de Vicente son buenas. "Llevo 10 temporadas haciendo triatlón y esta es la segunda que consigo no tener parones ni problemas de lesiones importantes". Su estado de forma se está 'cocinando a fuego lento'. "Estoy yendo muy cauto, precavido con los entrenamientos. Quizás, no entrenando tanto como me gustaría, pero dándole continuidad a las sesiones. Es por lo que estoy apostando con mi entrenador -Carlos David Prieto-. Si no es en las primeras carreras, espero que con la continuidad de los meses se vea reflejado el trabajo".

Su Tenerife natal fue el punto de partida de la campaña. "Estuve tres meses haciendo la base. La orografía te obliga a ir un poquito más controlado. Me encanta entrenar allí y poder estar junto a mi familia. Es algo que también agradezco", reconoce.

Desde la 'Isla Picuda' partió hacia su primera cita del año. En Ciudad del Cabo -Sudáfrica- terminó noveno. "Fue una carrera para darle un toque de intensidad al cuerpo". Luego retornó al Archipiélago para concentrarse en Lanzarote durante dos semanas. "Ahí metí un bloque más específico para una serie mundial". La diferencia llegó con los entrenamientos en grupo, que "te obligan a exigirte más". El mentado Gómez Noya, Pablo Dapena y los mexicanos Crisanto Grajales, Irving Pérez y Rodrigo González fueron algunos de sus compañeros de viaje. Todo, con el objetivo de afinar un punto de forma que le otorgue la capacidad de estar entre los mejores desde mañana en Oriente Medio.

Vicente Hernández

triatleta olímpico tinerfeño

Los Juegos de Tokio 2020, en el horizonte

Este 2019 se presenta relevante para Vicente Hernández en cuanto a sus aspiraciones de disputar los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 -ya estuvo presente en los de Río de Janeiro 2016-. Y es que a mediados del mes de agosto, dos semanas antes de la gran final de las Series Mundiales, se celebra la prueba test de la capital japonesa en el mismo circuito donde acontecerá la cita con los aros un año más tarde. "Es una fecha señalada en la que hay que rendir especialmente bien", señala el deportista tinerfeño. "Será como un simulacro, pero con más nivel porque a los Juegos Olímpicos solo pueden ir tres personas por país. Seguramente sea la carrera de más calidad del año", manifiesta. ¿Cuáles son los criterios federativos españoles a la hora de escoger a los tres olímpicos de Tokio? "Las dos primeras plazas van en función de los puntos del ranking olímpico, hasta diciembre de 2019, y la tercera es a criterio del director técnico. Para saltarse alguno de esos criterios y conseguir la plaza directamente hay que subir al podio en la prueba test de Tokio. Si lo consigues, tienes vacante para los Juegos. Por eso es un objetivo tan importante. Tener un buen punto de forma en esas semanas es lo que buscará todo el mundo y lo que me gustaría hacer a mí", asegura el triatleta lagunero.