Cultura y Espectáculos

'En esas tierras', premio en Murcia

Este cortometraje, el séptimo trabajo de la cineasta canaria Nayra Sanz Fuentes, es en palabras del jurado una "película profundamente poética que se introduce en cuestiones relativas a la memoria y a la identidad de un lugar".
El Día
11/mar/19 6:28 AM
Edición impresa
'En esas tierras', premio en Murcia

El Día

E l cortometraje En esas tierras, dirigido por Nayra Sanz Fuentes, recibió el Premio al Mejor Cortometraje en la clausura del X Festival Internacional de Cine de Murcia IBAFF, que tuvo lugar en la Filmoteca Regional Francisco Rabal.

El trabajo de la cineasta canaria participó en la Sección Oficial de Cortometraje del festival, junto con otras 13 propuestas procedentes de países como Alemania, Tailandia, Canadá, Suecia, República Checa o Francia, que se proyectaron en Murcia a lo largo de unas sesiones que tuvieron lugar entre el 1 y el 8 de marzo.

El jurado, compuesto por la comisaria, crítica y gestora cultural Isabel Tejeda; el artista audiovisual Pablo Sandoval y Rosa Martínez, periodista cultural, decidió premiar En esas tierras por ser "una película profundamente poética que se introduce en cuestiones relativas a la memoria y a la identidad de un lugar".

Rodada en la Región de Murcia,En esas tierras propone un lenguaje poético para reflexionar en un momento tan convulso y fascinante como el nuestro, en donde los términos de globalización y mundialización son tan comunes, sobre la compleja construcción de nuestras identidades y acerca de cómo recibimos nuestra herencia cultural y nuestra tradición.

La idea para realizar el cortometraje surgió a raíz de un pensamiento del poeta gallego Álvaro Cunqueiro, quien, reflexionando sobre el origen de la manzana, desde la lejana China, comentaba que "todo fruto sabe mejor cuando uno conoce su historia".

Este trabajo, el séptimo que lleva el sello de la directora Nayra Sanz Fuentes, tuvo su origen en el taller que impartió el cineasta iraní Abbas Kiarostami durante la tercera edición del festival murciano. Se estrenó en la pasada edición del festival DocumentaMadrid y ha sido seleccionado en certámenes nacionales e internacionales como el Festival de Cine Independiente de Barcelona l'Alternativa, Tenerife Shorts, el Festival de Cine de Alcalá de Henares, la Muestra de Cine de Lanzarote, el Festival Internacional de Cine de Fez o el italiano Prospe(c)tiva/B.r.i.o.

Tras su paso por Murcia, En esas tierras volverá a proyectarse entre el 22 y el 31 de marzo en la sección Canarias Cinema del 19º Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria.

La cineasta canaria explica que al llegar a un lugar "siempre trato de descubrir/entender lo que puede haber acontecido en ese espacio, por muy anodino que sea". Fue así como se acercó "a un campo de limoneros, en el sur de España, y traté de reflexionar sobre la llegada de este fruto a la Península Ibérica de la mano de los árabes, en el siglo VIII d.C".

A partir de este planteamiento surgió toda una serie de acontecimientos inesperados en el propio rodaje "que me permitieron repensar la forma en la que se nos enseña el concepto de Reconquista en las escuelas españolas y reconfirmar, como señalaba el filósofo Walter Benjamin, que no existe un documento de cultura que no lo sea también de la barbarie".

Con este trabajo, Nayra Sanz Fuentes ha utilizado "un lenguaje poético para reflexionar, en un momento tan convulso y fascinante como el nuestro, en donde los términos de globalización y mundialización son tan comunes, sobre la compleja construcción de nuestras identidades y de cómo recibimos nuestra herencia y nuestra tradición".

Esta creadora se considera "muy crítica, tanto en lo filosófico como en lo político, con la idea fuerte de identidad, del tipo que sea". Desde su punto de vista "no hay identidades monolíticas, a pesar que defenderlas funciona como un mecanismo de cohesión muy tendencioso". En ese sentido, sostiene que cree más "en las singularidades: una lengua, un lugar, una historia compartida, que nos hacen diferentes como colectivos. Considero que reconocerse con una identidad esencial es una construcción cultural muy sesgada y también peligrosa".

De ahí que conciba la realidad como "conjuntos de relaciones que están en continuo cambio, flujo e interacción".