Economía

La compra de vivienda de lujo da derecho a residir a 52 extranjeros

Canarias es una de las regiones con más peso de los foráneos en el mercado inmobiliario El retroceso ruso explica la menor presencia de extracomunitarios en el segmento más caro.
Miguel Gómez, S/C de Tenerife
16/abr/19 6:35 AM
Edición impresa
La compra de vivienda de lujo da derecho a residir a 52 extranjeros

Miguel Gómez, S/C de Tenerife

Un total de 286 ciudadanos extranjeros adquirieron durante el año pasado en Canarias viviendas cuyo precio superaba los 500.000 euros. De ellos, 52 eran nacionales de países extracomunitarios, por lo que la operación inmobilaria les ha dado derecho a adquirir el permiso de residencia en España.

El visado dorado (golden visa), consistente en el acceso a la residencia para los extranjeros que realicen inversiones a partir de cierto valor -entre ellas las compraventas de vivienda iguales o superiores al medio millón de euros-, se lleva a cabo desde 2013 con el objetivo de estimular la atracción de capitales internacionales, aunque en el caso del mercado inmobiliario su éxito ha sido relativo. Esta medida "sigue sin ser un factor incentivador de la demanda de vivienda por parte de extranjeros que cumplan dichos requisitos", advierte el Colegio de Registradores de España en su anuario de 2018.

Canarias es una de las autonomías con un mayor peso de los foráneos en la compra de viviendas. Prácticamente tres de cada diez son adquiridas por extranjeros -un 28,32%-, solo por debajo de Baleares. Sin embargo, la proporción de los que adquieren casas de más de 500.000 euros, el 4,15%, se sitúa por debajo de la media nacional, 6%, y así ha sido desde que se puso en marcha el visado dorado. El mayor incremento se ha producido, precisamente, en el último ejercicio, al pasar del 2,81% de 2017 al citado 4,15% del total de las adquisiciones que realiza la población extranjera.

El volumen global de operaciones inmobiliarias no ha dejado de crecer en el Archipiélago desde que arrancó la recuperación económica. Si en 2013 se vendieron 16.311 viviendas, el año pasado la cifra ascendió a 24.392. Es este aumento del total de compraventas el que explica que el número de casas de lujo adquiridas por extracomunitarios sea hoy superior al que se registraba cinco años atrás -52 frente a 37-, aunque, en realidad, la participación de este colectivo ha disminuido en términos proporcionales, puesto que en 2013 representaba el 34,3% de las compras de casas de más 500.000 euros protagonizadas por foráneos y ahora se limita al 18,2%.

Los visados dorados concedidos en el conjunto de España por estas compraventas ascendieron el año pasado a 586, según los registros del Ministerio de Trabajo, que no incluyen datos por territorios.

El delegado en Canarias de la Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios (APEI), Isidro Martín, atribuye el descenso en el peso que tienen los extracomunitarios sobre las operaciones inmobiliarias centradas en inmuebles de lujo a la menor pujanza de la clientela rusa. Los eslavos han pasado de suponer el 5,5% del mercado extranjero en las Islas a ser apenas el 1,7%, según los datos de los registradores relativos a 2013.

Los rusos han perdido protagonismo por varios factores, apunta Martín: uno de ellos tan simple como que "el dinero no da para tanto". El delegado de APEI no descarta tampoco que, "a lo mejor", unos controles más estrictos del blanqueo de capitales hayan supuesto más dificultades para justificar "la procedencia del dinero", orientando estos capitales hacia otros mercados. De hecho, estos inversores parecen haberse redirigido hacia zonas como Turquía o Latinoamérica.

De cualquier manera, advierte Martín, los extranjeros, pertenezcan o no a la Unión Europea, son quienes dan salida a un tipo de vivienda, la de lujo, para la que no hay suficiente demanda entre los clientes canarios.