Deportes
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Una caravana de taxis sale de Ifema con la intención de "colapsar" Madrid leer

El laberinto táctico de Herrera

Tres onces, tres dibujos tácticos y muchas dudas ha dejado el reestreno en el banquillo amarillo del técnico catalán. Para el derbi será más fácil aventurar actores que papeles.
J.J.R. (@juanjo_ramos)
13/dic/18 6:18 AM
Edición impresa
El laberinto táctico de Herrera

J.J.R. (@juanjo_ramos)

N o encuentra el once Paco Herrera, entrenador de la UD Las Palmas, que tomó el relevo de Manolo Jiménez hace tres jornadas. Si al andaluz se le criticaba por su rigidez defensiva y la ausencia de un patrón de juego, el nuevo inquilino del banquillo amarillo tampoco lo ha encontrado y encaja más goles que su antecesor.

Ocho ha recibido el conjunto grancanario con Herrera a los mandos, habiendo sumado un único punto de nueve posibles. En estos tres encuentros ha variado el dibujo en los tres. Se estrenó empezando la casa por el tejado, considerando fijo al tridente que forman Rubén Castro, Araujo y Rafa Mir. En el medio fortificó con Timor y Javi Castellano para dar carrete a Tana. El Cádiz ganaba 3-0 a falta de veinte minutos. Ni siquiera eso desarmó del todo el reparto de roles y Herrera cambió hombre por hombre (Blum por Mir, Maikel por Castellano y Peckhart por Rubén).

Ante el Oviedo formó un rombo en la medular, situando a Maikel y Timor escorados a derecha e izquierda de Javi Castellano y por detrás de Tana, vértice superior de la figura. Con laterales de escaso recorrido (David García y Dani Castellano), el embudo ayudó al rival. En Lugo dio otro giro a la idea: tres centrales y dos carrileros (Lemos y Dani), con el trío Timor/Galarreta/Maikel en el medio. Las Palmas perdió (4-2) y apenas resultó reconocible. Para el derbi todo parece indicar que habrá nueva apuesta. La cuarta en cuatro partidos.

Paco Herrera participó ayer en la programación de UD Radio y dio su particular visión del derbi, un partido que considera "de seis puntos, tanto para nuestra afición como para la de ellos" y, por eso, espera darle "esa alegría" a la parroquia amarilla. "Necesitamos jugar y convencer, no de cualquier manera. Porque si es de cualquier manera, seguiremos dudando. Aunque si ganamos, el objetivo quedará cumplido de todas las maneras por la felicidad de nuestros aficionados", valoró el técnico barcelonés.

En este punto, quiso apelar a la importancia del choque para que los más decepcionados regresen a Siete Palmas. "Es posible que algunos aficionados se desengancharan. Pero necesitamos que la gente esté con nosotros ahora", pidió. Para ello, quiso animar a los suyos asegurando que observa "brotes verdes" en el juego de Las Palmas. "Vamos creciendo. Estoy viendo cosas mejores que las del principio. Aunque nos metan cuatro. Me tengo que agarrar a las cosas buenas que veo, a esos brotes verdes", explicó.

El preparador amarillo apeló también a la canariedad como valor añadido. "Los canarios lo viven distinto, porque han nacido con eso. Puede pasar facturas por los nervios, pero su actitud generosa en el campo nos ayuda a salir adelante. Es importante que la UD tenga en el campo siempre, por lo menos, el cincuenta por ciento de la tierra", dijo.

Raúl Fernández se recupera a tiempo

Raúl Fernández, ausente en el partido de Lugo por unas molestias en la espalda, completó ayer su segunda sesión preparatoria y confirmó que está "a disposición" de Paco Herrera para el derbi de este domingo contra el Tenerife. El portero espera que el encuentro sea el punto de inflexión que necesita su equipo para reaccionar. "El derbi es el derbi y puede ser el empujón para coger el resultado positivo que necesita el equipo para salir de esta", señaló asumiendo que "todos" tienen "parte de culpa" en la situación que ahora vive la escuadra grancanaria. El portero formado en la cantera del Athletic vivió el derbi vasco contra la Real Sociedad y también el que enfrenta a Levante y Valencia. "Es diferente a otros partidos", dijo prometiendo que la afición "saldrá contenta del campo".