Sociedad

Cuatro rescatados en una cueva del barranco del Hierro

Los bomberos salvaron a tres hombres y una mujer que, por la subida del agua en el cauce, no podían regresar a su lugar de origen.
P.F., S/C de Tenerife
26/oct/18 6:31 AM
Edición impresa

Bomberos del Consorcio de Tenerife rescataron en la mañana de ayer a cuatro personas que se quedaron aisladas en una cueva del barranco del Hierro, cerca de la calle Timanfaya, en el municipio de Santa Cruz de Tenerife, por la subida del agua de escorrentía en el cauce por el que cruzan habitualmente.

Según las fuentes consultadas, los rescatados, tres varones y una mujer, son consumidores habituales de sustancias estupefacientes.

En la mañana de ayer, como en otras ocasiones, se desplazaron hasta la referida cueva para consumir droga y con la clara intención de regresar posteriormente al otro lado del barranco.

Sin embargo, mientras se hallaban en la citada cavidad, el aumento del caudal de las aguas les cortó el paso para volver.

Hasta el barranco del Hierro acudió una dotación de rescate de bomberos del parque de Tomé Cano, así como agentes de la Policía Local, miembros de la Policía Nacional y personal de una ambulancia del Servicio de Urgencias Canario (SUC).

Dos de las personas rescatadas requirieron asistencia al sufrir hipotermia y crisis de ansiedad, por lo que fueron evacuadas a un centro de salud, según los datos ofrecidos por el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes).

En el transcurso de la mañana de ayer, profesionales del Consorcio de Bomberos de Tenerife también acudieron hasta una vivienda situada en la calle San Borondón, en Taco. Las lluvias provocaron que el desagüe del patio interior de un edificio se bloqueara. Bomberos de la capital tinerfeña llevaron a cabo el achique de agua para evitar que afectara a viviendas.

En el barrio de La Salud, concretamente en la calle Enrique de Anaga, hubo que desalojar dos viviendas por caídas de cascotes y desprendimientos.

Según informó la Policía Local en su cuenta oficial en Twitter, los moradores de una de dichas casas fueron acogidos por familiares, mientras que técnicos de la Gerencia de Urbanismo efectuaron los informes correspondientes. También cayeron cascotes en una antigua edificación de la calle Santa Teresa de Jornet e Ibars, en el barrio de Duggi.

En la carretera de San Andrés hubo desprendimientos a la altura del Instituto Oceanográfico. Fuentes del área de Seguridad informaron de que en la capital se intervino en unas 40 incidencias en total.