Tenerife Sur

Vilaflor aprueba el proyecto para la demolición parcial de 6 adosados

Tras cuatro requerimientos judiciales, el Pleno dio el visto bueno al documento, cuya ejecución costará 644.000 euros, que asumirá el consistorio si los propietarios no demuelen.
El Día, Vilaflor
18/sep/18 6:22 AM
Edición impresa
 

El Pleno del Ayuntamiento de Vilaflor aprobó, por unanimidad de los presentes (no asistió el concejal de CC y primer teniente de alcalde, Luciano Marrero), el proyecto de ejecución forzosa para la demolición parcial que afecta a seis viviendas de la urbanización construida en el Camino Real, en La Escalona.

El presupuesto de elaboración del proyecto, así como del estudio sanitario y la propia demolición parcial asciende a 643.648 euros, según el documento elaborado por la constructora Promociones Tenarona, S.L., según quedó de manifiesto en la sesión plenaria.

La obra afectará a parte de la entrada trasera de seis de las 36 viviendas o adosados que están construidos, así como en la destrucción de 22 de los 47 metros cuadrados que ocupa un cuarto en el tercer nivel de los inmuebles afectados, ya que lo autorizado en la zona por las normas subsidiarias vigentes es de 25 metros cuadrados.

La alcaldesa, Agustina Beltrán, anunció al Pleno que el siguiente paso será comunicar a los afectados (cuatro propietarios particulares, la Caixa y los promotores) el coste de esta actuación, determinada por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC). En el caso de que éstos declinen realizar la ejecución forzosa todo apunta a que le corresponderá hacerlo a la administración de forma subsidiaria.

El portavoz de Sí se Puede (SSP), José Luis Fumero, dejó claro ante el Pleno que "es el último voto a favor que este grupo dará en este expediente. Todo lo que traigan aquí a partir de ahora tendrá nuestro voto en contra y será su responsabilidad exclusiva". La clave está en que "no nos fiamos de usted", dijo dirigiéndose a la alcaldesa.

Fumero le recordó a Beltrán que "el juez le ha tenido que ordenar la ejecución de la sentencia en cuatro ocasiones", reproche que le trasladó antes de manifestar su preocupación por las repercusiones que este asunto tendrá en el consistorio, ya que se abre la vía de las reclamaciones de indemnizaciones y del lucro cesante.

La regidora se pronunció en la misma línea asegurando que la gestión estará encaminada "a evitar cualquier perjuicio al ayuntamiento y a los vecinos".

Fumero dijo no

Reparos a las nóminas y al pago de pluses así como el abono de facturas contratadas "a dedo" motivaron que Sí se Puede rechazara aprobar la liquidación del Presupuesto de 2017 del Ayuntamiento de Vilaflor. Además, SSP votó no a dos modificaciones de crédito y su portavoz, José Luis Fumero, volvió a ser muy crítico con la alcaldesa reivindicando un respeto al 46% de los votos que representa SSP. "No vamos a apoyar nada en lo que queda de mandato", dijo.

El 17 de enero de 2006, el Ayuntamiento de Vilaflor concedió licencia de obra a la constructora Promociones Tenarona, S.L. para realizar 76 chalés pareados en el Camino Real, en La Escalona. El 20 de mayo de 2008, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Santa Cruz de Tenerife la anuló por vulnerar la altura máxima permitida y porque parte de la parcela es suelo rústico potencialmente productivo.

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias, a través de la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo, ratificó dicha sentencia el 13 de julio de 2009. El 2 de noviembre de 2010, el juez ordena al consistorio su ejecución, reiterando esta diligencia en 2013. A pesar de ello, las 36 viviendas construidas de las 76 autorizadas siguen en pie, en estado de deterioro.

La constructora demandó a la Corporación municipal chasnera por daños y perjuicios, solicitando el abono de unos 14 millones de euros, cifra en la que cuantificó las pérdidas producidas por la ilegalidad de la licencia de obras otorgada por el gobierno local. El TSJC determinó que ha lugar al pago de una indemnización, condicionando su abono a un peritaje.

En el caso de que se quiera completar la urbanización (resta por construir otras 30 viviendas), podrá hacerse pero con las correcciones que adaptaría el proyecto a las normas subsidiarias vigentes.