Canarias
LO ÚLTIMO:
Al menos cinco muertos por el descarrilamiento de un tren cerca de Rabat leer
EDUARDO PINTADO MASCAREÑO CONSEJERO DEL CABILDO DE TENERIFE POR EL PARTIDO POPULAR

"He actuado como lo haría el 99% del PP de Tenerife"

Lo ocurrido en el pleno del Cabildo de Tenerife el viernes 27 de septiembre hay que entenderlo como uno de "esos hechos históricos y momentos de clarividencia, donde confluyen en un mismo objetivo defender los intereses de la Isla, distintas ideologías, estrategias, personajes y partidos".

JORGE ESPINEL, S/C de Tenerife
13/oct/02 16:29 PM
Edición impresa

El pasado 30 de septiembre, Eduardo Pintado Mascareño remitió a la presidenta insular del PP de Tenerife una carta en la que solicitaba, "con carácter inmediato e irrevocable" que se tramitara su baja del Partido Popular. Una decisión que, según explicó en la misiva, ha sido la más difícil que ha tenido que adoptar a lo largo de su vida política y que está fundamentada en su convicción de que por encima de los intereses de su partido están los de esta Isla.

Consejero del Cabildo de Tenerife, por ahora, Eduardo Pintado advierte además en esta entrevista en EL DÍA de que "el 99 por ciento de sus compañeros del PP en esta Isla hubiesen suscrito, por puro sentido común", tal y como él hizo, la moción institucional en contra de la utilización de la prisión Tenerife I como centro de retención de inmigrantes ilegales si hubieran estado el 27 de septiembre en la Corporación Insular.

- ¿Qué significa que usted lleva dos años y medio como militante pasivo del PP?

- Eso es una larga historia. No sé con que sentido lo ha dicho la presidenta insular ni dentro de qué contexto, pero se puede referir a que mi presencia en los órganos del partido tanto a nivel insular como regional no ha sido excesiva.

- ¿Por qué razón?

- No quería caer en el mismo error que tanto critique cuando ocupaba la Vicesecretaría General del PP y un grupo organizado de personas dentro del partido crearon una corriente de opinión, conocida como el sector crítico, que, tal y como dije entonces y sigo manteniendo ahora, fue una auténtica operación de acoso y derribo hacia distintos dirigentes del partido en Tenerife, que fue debilitando su estructura

- Pero usted ha mantenido una posición...

- No se olvide que en el IX Congreso Regional ganamos las elecciones en Tenerife y, aunque perdimos en las restantes Islas, pudimos haber puesto en marcha un grupo de opinión organizada dentro del PP de Tenerife y desde aquí haber dinamitado el partido.

- ¿Desistió después de perder las elecciones de compromisarios del último Congreso Insular?

- Sí, porque no quería entorpecer, ensuciar y fastidiar a la candidatura que salió victoriosa, pues yo eso lo había sufrido antes.

Falta de interés de la dirección

- ¿Considera normal que un cargo público no se comunique con el partido al que pertenece?

- Esto es un viaje de ida y vuelta, porque yo también puedo decir que jamás he recibido una visita o he sido citado personalmente y tampoco ha existido mucho interés por parte de la dirección insular en tener una relación correcta conmigo, más bien todo lo contrario. Sabiendo que soy una persona de lealtades y creencias bastante firmes, me dejaron como un militante o un cargo que no iba a dejar fácilmente a sus amigos en la estacada para sumarse a una opción con más garantías para el futuro.

- Usted ha justificado su baja en el PP por la defensa de los intereses de Tenerife, sin embargo hay quien dice que lo que han primado son sus intereses personales.

- Eso es conocerme bien poco. Siempre me he caracterizado por ser una persona tremendamente fiel a mis sentimientos y lealtades y he sacrificado, como creo que hubiese hecho cualquier militante del partido en mi situación, lo que son los intereses partidistas para poner por delante lo que son los intereses de la Isla. No es ningún mérito, pues el 99 por ciento del PP de Tenerife, si hubiese estado la mañana de autos en el Cabildo habría respondido exactamente igual que yo, porque era de puro sentido común.

- ¿Está seguro?

- Sí, porque son hechos históricos en esta Isla, donde confluyen en un mismo objetivo, defender los intereses de Tenerife, distintas ideologías, estrategias, personajes y partidos. Son momentos de clarividencia que hay que tener. Tratar de minimizar esta cuestión diciendo que responde a interese personales me parece muy pobre. Me gustaría que realmente tuviesen la valentía de debatir con serenidad y tranquilidad lo que realmente ocurrió aquel día. - Lo que molestó en el PP fueron las críticas del portavoz del Grupo Popular en el Cabildo, Benicio Alonso, al delegado del Gobierno. ¿No fueron demasiado lejos? - En las formas puede que hubiese sido, por mi forma de ser y de expresarme, distinto a Benicio Alonso, pero en el fondo estoy mucho más convencido que él de esas críticas. - ¿A qué se debe tanta animadversión contra el delegado del Gobierno en Canarias? - Aquí lo primero que hay que analizar no es la parte final de la historia, sino su comienzo. ¿Qué hechos y quién provoca el problema y de quiénes son las competencias que lo originan? - Responda usted mismo. - Tengo muy claro que aquí hay una absoluta y total dejadez, lo cual no deja de ser absolutamente triste y lamentable, de las competencias y deberes de la Administración Central del Estado, sea del partido que sea. Por razones obvias, decir esto a mí me hiere profundamente, entre otras cosas, porque me hace reflexionar sobre conceptos ideológicos propios que eran muy cercanos y profundos. - ¿Se está tambaleando su ideología política? - No, es mucho más que eso. No es un tema de partidos, sino de política de Estado. Entiendo y así lo he entendido siempre, porque creo que así debe ser, que el Gobierno Central debe tener una especial sensibilidad con nuestras Islas. A lo largo de nuestra historia más reciente así ha sido, pero otras veces no. Ahora, en estos últimos años, estamos viviendo otra vez una total falta de sensibilidad y dejación en la defensa de los puntos más débiles y, en este caso en concreto, nos lleva al problema de nuestras aguas y territorios más cercanos al África Continental. - Estábamos con las críticas al delegado del Gobierno. - Siguiendo el hilo conductor, ¿quién representa aquí a la Administración Central del Estado? Tiene un nombre en Gran Canaria y otro en Tenerife en lo que es la parte estatal-administrativa, pero también hay un representante político claro, el sustento político del partido que ahora gobierna la Administración Central del Estado. Por tanto, aquí se pivota sobre dos nombres que son Antonio López (delegado del Gobierno en Canarias) y José Manuel Soria (presidente regional del PP). Señorío, categoría y honradez - ¿A dónde quiere ir a parar? - Una postura honesta y justa sería que su posicionamiento y su fuerza, que indudablemente la tienen en Gran Canaria, no la ejerzan en Tenerife, sino en Madrid ante quien tiene las competencias en Defensa, Interior, Costas e Inmigración. Allí es donde hay que dar la batalla, presionar y conseguir que en los Presupuestos Generales del Estado se consiga lo que es obvio, pero no, no se autodenuncia ni se tiene el señorío, la clase, la categoría y la honradez de autocriticar la dejadez del propio partido que te sustenta. - Cuando ha afectado a Las Palmas, Soria si lo ha hecho. - Esa es otra perla de este político grancanario. Hay presiones en Madrid para solucionar un problema particular, pero dónde están las denuncias públicas para corregir el terrible desequilibrio que hay en los presupuestos para lo que debe ser la defensa de nuestras costas, para impermeabilizar nuestras fronteras naturales o para costear los distintos centros de internamiento. La estrategia es trasladar el problema al agraviado y eso me parece de una bajeza en grado sumo. - ¿Usted es de los que ve a Soria como si fuera un ogro para Tenerife? - No, con esa denominación de origen no lo califico. No lo he hecho antes ni lo haré ahora. Lo que sí tengo absolutamente claro es que es una puesta al día, en pleno siglo XXI, de una doctrina que ha persistido durante el tiempo en Gran Canaria. Cuando de una forma absolutamente hipócrita distintos políticos tratan de ocultar el pleito insular, siempre digo que el problema no está en el hecho en sí, sino en aquellos políticos que lo provocan. - ¿Comparte las acusaciones a Soria de estar presionando para que el centro de retención de inmigrantes esté en Tenerife I? - Absolutamente, pero no lo digo yo, lo dice y repite él mismo. Supongo que debe atender a su clientelismo político en Gran Canaria y hasta cierto punto lo veo lógico. Lo que veo ilógico es que desde aquí distintos políticos del PP se hagan eco y correa de transmisión de esa estrategia. - Ahora que ha dejado el PP, ¿baraja concurrir a los próximas comicios con ATI? - En política un año es una eternidad. - ¿No lo descarta? - Ni lo afirmo.

EDUARDO PINTADO MASCAREÑO CONSEJERO DEL CABILDO DE TENERIFE POR EL PARTIDO POPULAR