Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Blázquez: "La Iglesia admite los abusos y tiene la firme decisión de erradicarlos" leer

Rivero elimina tres viceconsejerías y cinco direcciones generales

El Ejecutivo prescinde de un 10% de altos cargos y personal de confianza, una decisión que le permitirá ahorrar poco más de un millón de euros, pero que hace por "coherencia".
O. González, Tenerife
11/ene/13 1:35 AM
Edición impresa

El Consejo de Gobierno de Canarias dio cuenta ayer de los cambios realizados en el Ejecutivo regional, a propuesta de su presidente, Paulino Rivero, en cuya estructura se prescinde de tres viceconsejerías y cinco direcciones generales.

Tal y como había avanzado este periódico el pasado domingo, los cambios de produjeron en la segunda línea del Gobierno, a pesar de que había determinados sectores de CC que presionaban para que hubiese renovaciones en determinadas consejerías.

En concreto, se prescinde de un 10% de altos cargos y de personal de confianza, en una decisión que le permitirá ahorrar poco más de un millón de euros, pero que adopta "en coherencia" con el recorte que ha sufrido el presupuesto autonómico -6,7%-. El coste total de la estructura del Gobierno ronda los 11 millones.

Así lo explicó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno el portavoz del Ejecutivo, Martín Marrero, que también anunció que la comunidad autónoma culmina la disolución de cuatro empresas públicas -Saturno, Proyecto Tindaya, Congress Bureau Maspalomas y Tenerife Sur- e inicia el abandono del accionariado de otras seis donde tiene una participación minoritaria.

Previo paso por el Consejo, Rivero comunicó los cambios al comité permanente de CC, que se reunió en la sede de la formación nacionalista en Santa Cruz durante más de tres horas.

En concreto, las viceconsejerías afectadas por la reestructuración son las de Industria y Energía, Políticas Sociales e Inmigración y Cultura y Deportes. La primera de ellas estaba vacante desde el pasado viernes, cuando tomó posesión como consejera de Empleo Francisca Luengo, que sustituyó a Margarita Ramos, que dimitió un día antes.

En este caso, se crea una dirección general de Industria y Energía -había una exclusiva de Industria- cuya responsable será María Antonia Moreno. Abandona este departamento Juan Antonio León.

Políticas Sociales, por el contrario, estaba ocupada hasta ayer por Melchor Núñez, la cuota del CCN en el Gobierno, que tenía firmada su sentencia desde hacía varios meses por un enfrentamiento con su propio partido. Sus competencias las asume la Dirección General de Políticas Sociales.

Mientras, Cultura y Deportes, que dirigía Alberto Delgado, pasa a ser una dirección general solo de Cultura. Su nuevo responsable será Xerach Gutiérrez.

Respecto a las direcciones generales, se suprime la de Acción Exterior, que dirigía Manuel Martínez Fresno; Juventud, hasta ahora en manos de Estefanía Castro; Farmacia, que gestionaba Buenaventura Fernández; y Drogodependencias, que estaba vacante. Salvo de Acción Exterior, de la que no se dieron detalles, el resto de áreas pasan a formar parte de otros departamentos.

Además, se elimina definitivamente la dirección general de Aguas, que estaba vacante, y la Academia Canaria de Seguridad pasa a formar parte de la Dirección General de Seguridad y Emergencias. Juan Jesús Ayala, que hasta ayer dirigía la citada academia, pasa a dirigir ahora la Escuela de Servicios Sanitarios y Sociales de Canarias (Esscan).

También cambia de dirección el ITC, que será dirigido por Ricardo Guerrero, y el Instituto Canario de la Vivienda, cuya dirección había dejado hace días Jerónimo Fregel, pasa a manos de Sulbey González, que cesa en el ICCA. Además, Cándida Hernández, hasta ayer secretaria general técnica de Empleo, será la nueva inspectora general de servicio, de donde sale Carmen Lobato. A Hernández la sustituirá Francisco Hurtado.

Los cambios afectan también a la gerencia del Plan de Medianías de La Gomera, que se elimina del organigrama.

En todo caso, Marrero aseguró que no se van a perder puestos de trabajo con el cierre de las viceconsejerías porque los servicios se mantienen.