Canarias

Pipper, el perro turista

El Archipiélago es, durante unos días, etapa de la vuelta a España de un can con 40.000 seguidores en internet y cuyo periplo tiene como objetivo promocionar la posibilidad de hacer viajes con mascotas.
J.D.M.
14/dic/18 6:26 AM
Edición impresa
Pipper es un ejemplar de parson russell terrier./M.E.

J.D.M.

Pipper, el perro turista y primer can "influencer", con más de 40.000 seguidores en las redes sociales, hace estos días etapa en Canarias dentro de su vuelta a España para promocionar los viajes con mascota. La iniciativa surgió de Pablo Muñoz Gabilondo (San Sebastián, 1972), periodista especializado en el sector turístico. Desde el pasado mayo y hasta el mismo mes de 2019 recorrerá 50 destinos emblemáticos del país "dando pistas sobre qué visitar, dónde alojarse y comer a quienes se mueven con perro". Él tuvo la idea, pero el protagonista es Pipper.

Canarias, ahora Tenerife y a partir del domingo Gran Canaria, es la duodécima comunidad que recorren. La gira comenzó en Salamanca. "Ya llevamos veinticinco puntos", apunta Pablo. Primero consultó con un adiestrador y Pipper respondió en la preparación. Buscó luego la financiación. Y carretera y manta.

Pipper nació hace dos años y medio. Su dueño, que nunca había tenido perro aunque le gustan los animales, lo vio nacer de la camada de su madre Kika. Sus circunstancias personales de entonces le llevaron a quedarse con él. Hasta ahora y para bien porque "los perros nos vuelven más humanos a quienes estamos metidos entre pantallas, nos comunican con las personas y nos llevan a la naturaleza. Pensaba que lo de mejor amigo del hombre era un tópico. Pero es verdad".

La compenetración es hoy enorme. Y lo transmite el discurso de Pablo: "Estos seis meses han sido increíbles. Lo último, el vuelo hasta aquí. Se portó como un campeón, ni se inmutó, entre azafatas que se desvivieron".

Como todo el que lo reconoce. Se ha hecho popular desde el primer cortometraje filmado en Salamanca. Durante un par de minutos protagoniza un pequeño guión en lugares "dog friendly", o sea con acceso libre a canes. Explica Pablo que "damos pistas de donde ir a esos diez millones de españoles que tienen perro". Han tenido que abrir una sección en la web: "Mi foto con Pipper". Pablo dice: "Ya son 40.000 compañeros de viaje los implicados". Cualquiera puede ver las peripecias de Pipper en www.pipperontour o en @pipperontour. Patrocinan la aventura la Fundación para el Turismo y las Artes de Castilla y León; Bankia, primer banco "dog friendly", y las empresas Bayer, Dingonatura y Trixie.

Pablo ha logrado que "en lugares como la Iglesia de San Pedro Cultural en Palencia dejen entrar perros". O en el barco que recorre el embalse de Riaño, en León.

Pero no siempre es así. El ejemplo más reciente, Tenerife: "Es la primera vez en seis meses de gira que me quedo en un apartamento y no en un hotel u hostal. La oferta dog frendly en la ciudad es muy poca y me sorprende en un lugar tan turístico donde vienen millones de europeos".

A Pablo le ha "encantado" la playa de Las Gaviotas y visitará La Orotava, La Laguna, o "bosques de laurisilva". También el Teide. "No puedo llevar a Pipper al pico -dice- porque el Teleférico lo prohíbe. En Francia o Suiza está asumido. Y en el funicular del Monte Igueldo de Donostia que reserva un horario". Pablo valora: "Agradezco el detalle de los sitios donde me han invitado a ir con mi perro". Y nombra lugares emblemáticos con apertura como la Casa Batlló en Barcelona.

Recuerda una anécdota: "Fui a comer solo y no dejaban entrar perros. Al principio me dijeron que por Sanidad pero el dueño, muy amable, reconoció que era por la intolerancia de las personas. Contra eso luchamos". O en una emisora de radio "donde la seguridad me obligó a cargar con Pipper porque lo decía la normativa. Y punto. De mala manera". Esta entrevista cambió de lugar porque "solo me permitían tener el perro en brazos en una terraza vacía. Nuestra misión es despertar conciencias y que Pipper sea un icono, un símbolo de esa lucha que incluye también el alto índice de abandonos que se registran".

Pipper, cuyo nombre mezcla piperra, guindilla en esukera, y pepper, pimienta en inglés, no se irá sin atender a sus seguidores en una "quedada" el domingo a las 11:30 horas, en el parque situado junto a la Escuela de Música de Santa Cruz. Allí les espera este crack que "no se ha enamorado en la gira, pero al que no le faltan pretendientas", indica su dueño y amigo.