Criterios
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Arabia Saudí admite la muerte de Khashoggi leer
ANTONIO ALARCÓ*

Una deuda pendiente con el HUC. A quien convenga

22/oct/17 6:45 AM
Edición impresa

Quienes nos conocen saben perfectamente de nuestra vinculación con la medicina, con la Universidad, la investigación y evidentemente con el Hospital Universitario de Canarias (HUC), donde cientos de profesionales trabajan cada día y se colabora para crear salud a los ciudadanos.

El HUC tiene una historia preciosa, siendo el Cabildo de Tenerife el que hizo en su momento una inversión importante para que existiera facultad de medicina en Canarias. Por lo tanto, es el primer hospital universitario de todo el Archipiélago, y en la actualidad existen cuatro.

Esta historia, de la cual nos sentimos orgullosos y en la que hemos vivido desde un principio, no puede ser un "handicap" para el normal desarrollo de esta institución. Recordamos en estos momentos la declaración solemne de un consejero de sanidad que dijo "yo primero cuido a un hijo que a un sobrino", lo que mostraba su irresponsabilidad ante los servicios públicos en general.

Siempre colaboraremos en positivo para mejorar la sanidad. Producto de ello, y revestido de una gran responsabilidad, hemos propuesto, con representantes de todos los partidos políticos del Ayuntamiento de La Laguna (hospital lagunero), una moción que se aprobó por unanimidad, poniendo de manifiesto nuestra honda preocupación por lo que está ocurriendo.

En el acuerdo se pide el "amparo" del Gobierno de Canarias y su Consejería de Sanidad, porque nos sentimos desamparados porque nuestra verdad no circula. No pedimos ningún beneficio.

Respeto al hospital, ya que no se están tomando todas las medidas necesarias para corregir el déficit crónico que tiene esa institución. También se acordaba que no puede permanecer más en el tiempo siendo el hospital de tercer nivel de todo el Estado español con menos sanitarios por camas, y que se implementen medidas como la ratificación del convenio colectivo, ya que de esta herramienta jurídica vigente a día de hoy depende no sólo un acervo de derechos laborales, sino los listados de contratación propios del HUC, de los que se nutren más de cuatro mil trabajadores, además de una inversión urgente en equipamiento sanitario de vital importancia para hacer frente al estado de los mismos, tanto por obsolescencia como por las averías continuas.

También se debe dar solución a las guardias de medicina hiperbárica, ciclotrón en Imetisa, guardias de trasplantes, implementar el convenio de colaboración SCS-Centro de Entrenamiento en Robótica y Telemedicina de la Macaronesia del HUC, la consolidación de 569 plazas eventuales (fuera de plantilla) que vienen siendo contratadas a lo largo de los últimos quince años y no se han visto reflejadas en la plantilla orgánica ni en los presupuestos, generando tanto déficit como la imposibilidad de dar dichas plazas en interinidades u ofertarlas a oferta de empleo público.

Además, a los trabajadores se les adeudan alrededor de 70.000 horas anuales, por lo que se pide dotación presupuestaria adaptada a la asistencia sanitaria de la población de referencia, facilitando los ajustes de jornadas anuales y disfrute de permisos, junto con la finalización de la Oferta de Empleo Público 2007; soluciones a las necesidades urgentes en cuanto a infraestructuras y dotaciones pendientes como la rehabilitación y mejora de las plantas de hospitalización para mejorar la calidad de la estancia de los pacientes y los trabajadores, la ampliación y actualización del laboratorio central y farmacia hospitalaria, la obra de renovación de la cocina hospitalaria; la lavandería hospitalaria, aunque con varias asignaciones aprobadas, precisa un impulso; obra de adecuación de las dependencias del antiguo Cuerpo D, para albergar el Servicio de Psiquiatría; obras para el traslado del laboratorio de microbiología, actualmente ubicado en la Facultad de Medicina; traslado de las instalaciones del Servicio de Anatomía Patológica, actualmente en la Facultad de Medicina, con varios requerimientos de la Inspección de Trabajo y la ampliación del cuadro eléctrico.

En cuanto al área norte, se ha solicitado la recuperación del servicio de mantenimiento externalizado y dotación de personal de mantenimiento del servicio propio; la dotación de escáner, ya licitado, y ante la creación del área quirúrgica de cirugía mayor ambulatoria, necesidad urgente y disponibilidad a la par de servicios de esterilización y laboratorio, además del incremento en la plantilla de fisioterapeutas adaptado a las ratios y dotación de un gimnasio propio de rehabilitación.

Pedimos que se respeten sus peculiaridades y con las partidas presupuestarias suficientes para acabar con la discriminación ejercida sobre este centro de trabajo que afecta gravemente, tanto desde el punto de vista laboral como asistencial, al desarrollo de un derecho fundamental para la ciudadanía del área norte de la isla de Tenerife, como es la sanidad. No puede ser que seamos el hospital de alta tecnología (tercer nivel) de España que tenga la ratio de camas más baja.

Es verdad que se están haciendo cosas, pero es imprescindible hacer una hoja de ruta. Por eso, la necesidad de una adecuada dotación presupuestaria que acabe con la discriminación aplicada en el área norte de Tenerife.

Insistimos una vez más en que no se puede hacer política con la sanidad, pero sí política sanitaria. La buena voluntad es iluminada.

*Senador por Tenerife y portavoz del PP en el Ayuntamiento de La Laguna

ANTONIO ALARCÓ*