Criterios
LO ÚLTIMO:
Un hombre hiere a su esposa con una escopeta y se entrega a la Guardia Civil leer
TE LO REGALO JOSÉ CARLOS ALBERTO

Santa Cruz

13/jun/18 6:18 AM
Edición impresa

En esta capital de protestones, los que decían que la ciudad estaba muerta son los que ahora protestan por la actividad que tiene. Son los quejicas de cuna y los mimosos de siempre. Son los grupetes organizados que antes reclamaban actividades y decían que Santa Cruz estaba muerta y hoy maldicen que haya exceso de vida por las calles del chicharro. Son tipos sin credibilidad que nunca aportan nada y que flipan imaginando que si algún día llegaran al poder municipal harían de Santa Cruz Nueva York. Por cierto, apunten algo en las agendas porque desde la Alcaldía se está a punto de poner sobre una mesa en una rueda de prensa un hito histórico nunca antes conseguido y que podría cambiar la capital de cabo a rabo. Pero lo cierto es que como decía Bermúdez, la capital no puede vivir con dos salidas de vehículos. En sus palabras se intuye que piensa en una tercera y hasta en una cuarta.

La ciudad es un fondo de saco que nunca ha llevado a cabo la famosa vía de Cornisa que empalmaría San Andrés con La Laguna. Las obras de Bermúdez han sido de bajo perfil aunque muy necesitadas. Pero llega el momento en el que la capital va a dar un salto cualitativo que se anunciará en muy pocos días. En esta ciudad donde parece en ocasiones que los asuntos se eternizan, podríamos ver en breve lo que será Santa Cruz en un futuro muy próximo. Y por otro lado, el alcalde no le da importancia a las encuestas. Y no lo hace del todo mal, porque si ha sido la bestia negra a batir por sus contrarios, en estos momentos es Ciudadanos y su tsunami, y ha dejado de ser CC. En este año puede pasar de todo; incluso que los socialistas se sitúen en la capital en cotas jamás pensadas. Van a ser tiempos divertidos para los que miramos y duros para los que pujan. Como decía un amigo: "lo mejor que tiene esto es lo mal que se está poniendo". ¡Jiiisuuusss!

@JC_Alberto

TE LO REGALO JOSÉ CARLOS ALBERTO