Criterios
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Osasuna encadena su tercera victoria a costa de un flojo Tenerife leer
FERMÍN BOCOS

La presidenta que no fue

12/sep/18 6:09 AM
Edición impresa

Aut Caesar aut nihil", O César o nada. César Borgia, el célebre príncipe-condotiero, hijo de Papa y cuñado de rey, hizo de esta expresión el lema de su corta pero agitada vida.

A lo que parece, Soraya Sáenz de Santamaría otrora todopoderosa vicepresidenta del Gobierno de Mariano Rajoy, llevaba en su cabeza uno parecido. Por eso ha renunciado a seguir en el mundo de la política.

Tras perder la elección para ocupar la presidencia del Partido Popular se vio enseguida que no tenía intención de aceptar ninguno de los cargos -ni en el partido ni el Parlamento- que le ofrecía Pablo Casado, su vencedor.

Tras el anuncio que se hizo de la moción de censura, cuando el secretario general del PSOE Pedro Sánchez ofrecía retirar la moción si Mariano Rajoy presentaba la dimisión, quien en la España democrática había acaparado más poder que ninguna otra mujer dedicada a la política, quizá acarició la idea de que podía acabar siendo la primera mujer en alcanzar la Presidencia del Gobierno.

Pudo ser la sucesora. La moción pretendía remover al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy. Una vez presentada la dimisión los grupos que la apoyaban habrían aceptado que siguiera gobernando el PP hasta acabar la legislatura.

En aquel momento, salvo el partido Ciudadanos que vivía un apasionado romance con las encuestas, ninguna de las restantes fuerzas tenían mayor interés en que se celebraran elecciones. Pero la ensoñación -si es que se produjo-, duró poco.

Apenas las seis horas que un Mariano Rajoy en estado de shock permaneció ausente del Congreso perdido en la sobremesa de un restaurante próximo a la Puerta de Alcalá. Rajoy no quiso quedar como el único "pagano" de los casos de corrupción que cercaban a su partido y al optar por no dimitir, entregó las llaves de La Moncloa a Pedro Sánchez.

La traición del Partido Nacionalistas Vasco (PNV) había facilitado la jugada y en cuanto los diputados tomaron la decisión de empezar a votar, Soraya Sáenz de Santamaría empezó no solo a recoger la mesa de su despacho sino, además, a olvidar los números directos para conectarse con el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Sucedió que su fuente de poder se había secado. Pero, fiel al lema, intentó disputar con toda su entrega la presidencia del Partido Popular.

Venció en el primer asalto, los militantes, como lo demostraron, la querían. Después, entre los compromisarios, con la inestimable ayuda de los partidarios de Dolores de Cospedal, presidencia del PP en Castilla-La Mancha y ministra de Defensa, Pablo Casado se hizo con el título.

Aquella noche se acabó para la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría el mundo de la política. Quien lo había sido todo, pasando desde el nivel 30 de la Administración, hasta llegar a ser portavoz, ministra de la Presidencia y vicepresidenta del Gobierno, no podía aceptar una tarea ancilar.

Se va pero con elegancia. Sin criticar a nadie. Nunca es tarde para descubrir que hay vida fuera de la política, pudiendo reincorporarse al cuerpo de abogados del Estado, del que lleva en excedencia desde que la fichó Mariano Rajoy como asesora jurídica en el año 2000.

FERMÍN BOCOS