Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Borrell niega en EEUU que Trump le propusiera construir un muro en el Sáhara leer

Este verano, "La vie en rose"

El período estival se tiñe con los colores cálidos mientras las formas geométricas prometen quedarse. La locura por el oro se hace cada vez más fuerte a la vez que la vegetación, ya sea natural o dibujada, está muy presente.
M. Moragas
11/jun/18 6:32 AM
Edición impresa
 

Con el calor es sencillo imaginar que ya estamos en el viaje soñado; recorriendo los restaurantes más seductores, disfrutando de la más bella puesta de sol en una sugerente terraza o descansando en un confortable hotel. ¿Y si en lugar de imaginarlo lo llevamos a nuestros hogares? Aprovechemos las tendencias para que los lugares más deseados sean el refugio de este verano.

Hagamos del rosa nuestro color. Es muy versátil, todo cambia simplemente con el tono y la combinación que juegues. Si lo usas en pastel consigues un ambiente más romántico mientras que si le subes la intensidad logras un espacio más vital. Junto a los blancos y crudos todo es más suave, mientras que coordinándolo con negros, tierras o terracota derrocha fuerza. Apuesta por dar algunas pinceladas del tono empolvado. Si eres de los prudentes llévalo a los cojines, que pueden ocupar tanto los asientos como la cabecera de la cama. Si prefieres atreverte visualízalo en una butaca, tal vez colocada como objeto principal para un rincón de lectura. Si por el contrario has decidido tirar la casa por la ventana arriésgate con una pieza importante, quizás un sillón de varias plazas para el salón o el faldón de una majestuosa mesa de comedor. Si estás empezando a valorar lo de subir el tono, no dudes con el que se esconde bajo el nombre de "rosa Marrackech", o siendo menos purista, con el terracota. Tanto uno como otro lo puedes llevar a una pared, tal vez de estuco o incluso de "falso estuco", las técnicas de pintura decorativa te permitirán hacer virguerías. Si por el contrario no lo ves demasiado en los elementos que tienen mucho protagonismo, apuesta por colorear algunos objetos.

Las figuras, estampados o cuadros 3D de flamencos causaron furor el año pasado, aún se mantienen pero no son los más novedosos, sin embargo las vajillas a tono, lisas, con relieves o dibujadas, se postulan para ser las más solicitadas. Los materiales son tan diversos como posibles, desde la cerámica hasta el cobre, además con este metal se puede jugar también con las cuberterías. Hablando de metales este año todo gira en torno a "la fiebre del oro". Desde las griferías hasta los tiradores pasando por todo lo que pueda prestarse a lo de hacerlo con tus propias manos. Desde el arte del "kitsugi" hasta el prestigioso pan de oro. Hace tiempo se ha impuesto tanto lo de que lleve impreso "hecho a mano" así como dar valor a las materias primas como el ratán, yute, lino o fibras naturales.

El color de la opulencia es el que más agrada para que la luz haga la estancia más acogedora, así que cuélala por todos lados. Con rosarios de bombillas para los exteriores o minibombillitas de LED dentro de botellas para las zonas de relax o colgando por los biombos, pues parece que estos trípticos vienen pisando fuerte.

Cuando de complementos se trata, la flora es imprescindible para la temporada estival. Si eres capaz de cuidarlas apuesta por las "strelitzias ravenala madagascariensis" o pequeñas plataneras, pero ten cuidado con las dimensiones y sobre todo asegúrate que el espacio tenga las condiciones necesarias. Si prefieres que el trópico esté garantizado, dale un toque a alguna pieza en verde hoja y deja a un lado el famoso "greenery" de 2017. Lo puedes llevar a distintos elementos incluso a los tan codiciados flecos. Cuando hablamos de este tipo de ornamento, para decoración, lo solemos imaginar en mantas, plaids, cojines o butacas, pero ¿y si te lanzas a que contornee una pantalla de techo? Para lograr un aspecto sofisticado, que sean de seda, mientras que los de algodón conseguirán que sea más boho chic o country. Aunque parezca increíble, este acabado se funde casi a la perfección con los estampados étnicos pero también con los geométricos, que prometen mantenerse siendo tendencia varias temporadas. Por ello puedes aventurarte y crear un mosaico para las paredes, suelos o cualquier cosa que se te ocurra, con ellos puedes jugar tanto con colores como con formas. No te vas a cansar y lograrás tener un espacio a la última.

Más allá de que hagas de tu hogar y cada una de sus estancias el lugar más preciado, no olvides traer de cada experiencia de este verano un recuerdo. Colócalo en un lugar especial para que con solo observarlo vuelvas a revivir aquellos momentos.