Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El tranvía arrolla a un coche en Santa Cruz leer

Chillida y su búsqueda del espacio y el vacío, en la Galería Guillermo de Osma

Carmen Sigüenza, Madrid, EFE
5/feb/19 12:56 PM
eldia.es
Marta Fernández Jara

Carmen Sigüenza, Madrid, EFE Casi cinco años ha tardado Guillermo de Osma en reunir el excepcional conjunto de obras del escultor vasco Eduardo Chillida, que desde el lunes 4 de febrero exhibe en su galería, procedentes de diferentes colecciones privadas nacionales e internacionales.

Una exposición sobre Chillida (San Sebastián, 1924-2002) coincide con la noticia de la reapertura del museo Chillida-Leku en Hernani (Guipuzkua) anunciada para el próximo mes de abril.

Así, la Galería Guillermo de Osma muestra desde este lunes en Madrid 30 obras, entre esculturas (en hierro, acero, mármol y tierras cocidas) además de exponer "gravitaciones" (piezas colgantes en papel recortado y pintado), collages y dibujos que comprenden todos los periodos de la trayectoria de uno de los artistas españoles más internacionales de la segunda mitad siglo XX.

Incluye también la muestra dos piezas escultóricas "Lurras" (tierra, en Euskera) que se exhiben gracias al préstamo de La Sucesión de Eduardo Chillida y Hauser& Wirth, según fuentes de la galería.

La escultura más temprana del escultor vasco que se muestra en la Guillermo de Osma es "Tres I", una extraordinaria pieza de hierro de 1952 que el artista vasco presentó en el Pabellón Español en la Trienal de Milán de 1954 y que representa un juego de hoces, concretamente tres, un número que tendrá a lo largo de la carrera de Chillida, un especial significado por sus connotaciones espirituales, matemáticas y filosóficas.

La muestra en total incluye 9 esculturas en hierro, acero, terracota - las citadas "Lurras" y mármol, el resto son obras de papel (dibujos a lápiz, tintas, collages y gravitaciones)

También se puede ver una serie de estudios de manos, el más temprano de 1949 que dan paso a las tintas de los años 50 y que anuncian también una escultura de mármol con incrustaciones de plomo del año 1963.

Los collages, algunos con papel manchado con brea y las gravitaciones, ya sean monocromáticas como entintadas, que recogen sus formas geométricas, sus icónicos planos. Unas líneas que luego también se muestran en las Lurras, bañadas en oxido, del año 1980.

De esta misma década son las tres esculturas de acero que se muestran. De 1988 "Topos". Estela VII; Gure AitarenEtxea VII (la casa del padre) que fue realizada un año antes, y que pertenece a una serie relacionada con El Guernica.

El acero,la piedra, el yeso, el alabastro, el hormigón, madera, mármol, terracota o papel, son los materiales que utilizó este artista marcado por los verbos buscar, dudar y preguntar, y para quien los soportes son en si mismos obras con plena entidad.

Chillida, un vasco universal y reconocido en todo el mundo, primero abandonó el fútbol y después la arquitectura para dedicarse, desde 1942, a desafiar al espacio con sus esculturas.

Fallecido a los 78 años, para Chillida el concepto de vacío era fundamental. "Sin el vacío no hay nada. Es el gran pozo del cual se pueden sacar ayudas para todo", decía días antes de que el Museo Reina Sofía le dedicase una gran exposición antológica en 1988, tiempos en los que el artista luchaba contra una fuerza pesada y oscura llamada depresión.

Una enfermedad que intentó mitigar escuchando a Bach, su gran maestro, aunque siempre le gustase recalcar que no hay maestros -"Nadie puede enseñarte nada, porque cada uno tiene su vida-", y dando largos paseos por la montaña y el mar.

Con motivo de la exposición, Guillermo de Osma ha editado un cuidado catálogo bilingüe (inglés, español) con un prologo de Germán Huici con el título "Platón y los pájaros", y donde se recogen todas las obras de la muestra.

La exposición se realiza en colaboración con la Fundación Eduardo Chillida Pilar Belzunce y con la Galería Carreras Mugica de Bilbao, lugar donde viajará una vez finalice en Madrid.