Deportes

Un viaje sin bajas en la familia del club blanquiazul

Veintitrés jugadores, con los lesionados Iñaki y Rachid y el portero Ángel, y todos los auxiliares de la plantilla, se desplazaron a Madrid.
El Día, Santa Cruz de Tenerife
24/jun/17 6:21 AM
Edición impresa
Un viaje sin bajas en la familia del club blanquiazul

Último entrenamiento en casa, la convocatoria que cierra el curso, el viaje definitivo... La de ayer no fue una jornada cualquiera para el Tenerife. La víspera del que podría ser su regreso a Primera División comenzó temprano. Apurando la apretada agenda del "playoff", la plantilla se presentó alrededor de las nueve de la mañana para realizar una práctica de unos 60 minutos de duración, después de que José Luis Martí cumpliera con la comparecencia ante la prensa.

A continuación, cuando el reloj avanzaba hacia el mediodía, todos los jugadores, incluyendo a los que no van a poder competir esta noche por estar lesionados, Iñaki y Rachid, y el tercer portero, Ángel Galván, emprendieron el viaje a Madrid. En total, 23 blanquiazules, que llegaron a Barajas cerca de las seis de la tarde, de Canarias.

Junto a los futbolistas, completaron la expedición tinerfeña todos los profesionales que trabajan a diario con los deportistas en los entrenamientos: cuerpo técnico al completo, médicos, fisioterapeutas, auxiliares, utilleros... Pero también se desplazaron en el mismo vuelo los dirigentes de la entidad, con el presidente Miguel Concepción al frente, pero también con el director general, Víctor Pérez Borrego, que no pudo estar presente en el partido de playoff en Cádiz, y el secretario técnico, Alfonso Serrano.

En un avión que partió desde Los Rodeos unas tres horas antes, se desplazaron a la Península más empleados del Tenerife. Por ejemplo, el director del área de fútbol base, Juan José "Sesé" Rivero, así como los exjugadores Toño Hernández, Ricardo León y Cristo Marrero, vinculados ahora a la secretaría técnica y al organigrama de entrenadores de formación.

Una vez en Madrid, el equipo quedó concentrado en el hotel Occidental Castellana Norte, donde se cruzaron los primeros saludos entre los jugadores y los entrenadores con familiares y amigos, que aguardaban en ese punto de la capital el momento de encontrarse con el equipo y desearle suerte. Ambiente especial al final de un viaje de ida diferente al resto.

El regreso a casa está previsto para las 11:00 de mañana, desde el aeropuerto Adolfo Suárez al de Los Rodeos. Por tanto, el Tenerife arribará a la Isla poco después de la una de la tarde. En el caso de que el equipo consiga superar al Getafe en la eliminatoria final por el ascenso, el club dedicará la tarde a celebrar el éxito con los aficionados en los puntos habituales, el Cabildo, las calles principales y, en principio, el Heliodoro como último escenario de la fiesta.