Deportes

Un Tenerife que no funciona en las áreas

La posición blanquiazul tiene fácil explicación: es defensivamente frágil (solo tres equipos encajan más) y carece de la pólvora del curso pasado (3 goles de sus hombres ofensivos ahora por 11 entonces).
J.J.R. (@juanjo_ramos)
9/oct/18 6:25 AM
Edición impresa
Un Tenerife que no funciona en las áreas

L os números no tienen la verdad absoluta, pero dicen mucho de la trayectoria de los equipos. El Tenerife ocupaba plaza de "playoff" a estas alturas del Campeonato anterior. Para ello, había sumado cinco puntos más y lo había conseguido marcando cinco goles más y encajando cuatro menos que en el presente ejercicio. Con una línea de juego que dejaba dudas y centraba el debate, el equipo de José Luis Martí era bastante más contundente en las áreas que el actual.

Entonces, los delanteros ya sumaban ocho tantos (cuatro de Malbasic, tres de Longo y uno de Víctor Casadesús). La segunda línea también aportaba lo suyo con otras tres dianas (dos de Juan Carlos Real y una de Suso). Las cifras de esta temporada están muy lejos de aquellas, puesto que el delantero serbio solo ha anotado un gol y Nano, otro. Además, solo José Naranjo ha visto portería entre los futbolistas de segunda línea (marcó en Córdoba). El balance, de 11-3, resulta demoledor en el capítulo realizador.

Pero no están mejores las cosas a la hora de proteger la portería propia. Aunque la diferencia es solo de cuatro tantos (once en la actual por los siete de la anterior), el Tenerife 17/18 ya había mantenido la portería a cero en cuatro oportunidades, una a domicilio y tres en el Heliodoro: Zaragoza, Barcelona B, Alcorcón y Nástic de Tarragona. En la presente, solo se ha logrado en una oportunidad: ante el Cádiz, única victoria lograda en la 18/19 hasta el momento.

Además, el equipo insular se ha visto por detrás en el marcador en seis de los ocho encuentros disputados hasta la fecha, encajando cuatro goles en los primeros veinte minutos de partido. Todo un síntoma de su fragilidad defensiva y de sus malas salidas. Esto tampoco sucedía el curso anterior, en el que solo recibió un tanto en ese tramo inicial en el empate a dos contra el Granada. Y fue en propia puerta. Un accidente, vaya.

Por poner en perspectiva estos años, el Tenerife 17/18 era el quinto máximo goleador y el octavo que menos encajaba. El de la presente solo ha marcado más que cinco equipos de la categoría y ha encajado tantos o más que dieciocho. Solo Córdoba, Nástic y Extremadura lo empeoran.