ALEMANIA

Seehofer acusa a Merkel de intentar dictar las políticas migratorias

Carsten Koall / POOL (EFE)
Berlín, Dpa/Ep
eldia.es

En medio de una tensa disputa con la canciller alemana, Angela Merkel, sobre política migratoria, el ministro de Interior, Horst Seehofer, recriminó a la mandataria que quiera hacer valer su poder para dictar las directrices políticas del país, minimizando su poder como ministro, en una entrevista publicada hoy.

"En la Cancillería se ha hecho una montaña de un grano de arena. Y es muy inusual amenazar al presidente del socio de coalición, la Unión Cristianosocial (CSU), con la competencia para establecer las líneas políticas generales del país", declaró en el diario alemán "Süddeutsche Zeitung" sobre un poder que recae en manos exclusivamente del canciller y que obliga a los ministros a actuar dentro de esas líneas generales.

"Tampoco vamos a aguantarlo", indicó Seehofer, líder de la*CSU, partido bávaro hermanado con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, sobre una disputa que amenaza con romper el Gobierno alemán apenas tres meses después de haber logrado formar una alianza con los socialdemócratas tras las elecciones de septiembre de 2017.

La CSU quiere rechazar a los solicitantes de asilo en la frontera alemana si ya han sido registrados en otro país de la Unión Europea (UE). Seehofer le ha dado a Merkel hasta la cumbre de la UE de los próximos 28 y 29 de junio para alcanzar una solución europea con acuerdos bilaterales con países afectados como Italia.

Si no logra una medida europea que tenga el mismo efecto que su plan de asilo, el Ministro del Interior ha anunciado que ordenará un rechazo nacional unilateral en las fronteras contra la voluntad de Merkel, un paso que podría llevar a la ruptura de la alianza conservadora y, por tanto, de la coalición de Gobierno.

Este domingo, los jefes de Estado y de Gobierno de 16 de los 28 Estados de la UE se reúnen en Bruselas para intentar avanzar en la búsqueda de una solución al problema de la migración, en un encuentro previo a la cumbre de la próxima semana.

A pesar de todo, Seehofer ha rechazado haberle dado un ultimátum a la Canciller. Ella misma fue la que pidió un plazo de tiempo de dos semanas, ha indicado el político conservador al mismo tiempo que afirmó que apoya una solución europea.

Sin embargo, "mi posición es clara: si la cumbre de la UE no aporta soluciones similares, los inmigrantes ya registrados en otro país de la UE serán rechazados", dijo sobre una medida que provocaría una situación "difícil" en el país, como la propia Merkel le reconoció a Seehofer.

De acuerdo con el Gobierno alemán, no se espera una declaración final de la reunión de este domingo. El anfitrión del encuentro en Bruselas, el presidente de la Comisión de la UE, Jean-Claude Juncker, se ha fijado como objetivo una declaración de cuatro páginas.

Según su borrador, los participantes deberían iniciar una serie de medidas para evitar que los solicitantes de asilo continúen su viaje entre países de la UE. "No hay derecho alguno que permita elegir libremente el Estado miembro en el que se solicita el asilo", dice el borrador.Merkel se enfrenta a la oposición de Italia.

El Ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, ha declarado por su parte a la publicación alemana 'Der Spiegel' que a la vista de los cientos de miles de refugiados que han llegado a Italia en los últimos años quiere repartir con otros países los solicitantes de asilo, no volver a aceptarlos y rechazó el objetivo de la mandataria alemana de lograr acuerdos bilaterales.

Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ha pedido a los Estados miembros de la UE que no sean egoístas en la política de refugiados. "Abordar la cuestión de la inmigración no debe llevar a la destrucción de la UE", declaró a los periódicos regionales del grupo mediático alemán Funke. "Si cada Estado miembro actúa sólo en su propio interés, la Comunidad se desmoronará", agregó.

La decisión de Merkel de abrir las fronteras en plena crisis migratoria hizo que solo en 2015 llegaran aproximadamente 900.000 solicitantes de asilo a Alemania, creando una situación sin precedentes en el país.

Desde entonces, han llegado casi medio millón más y el Gobierno alemán se afana por buscar una solución ante el descontento creciente de la población, que quedó reflejado en las pasadas elecciones generales de septiembre de 2017, en las que la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) salió elegida tercera fuerza política del país gracias a un mensaje xenófobo y antiislamista.

Uso de Cookies: Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información