Islas
LEONCIO MORALES RODRÍGUEZ

El Hierro y Dª María Mérida Pérez


23/may/02 0:00 AM
Edición impresa

ESTIMADO LECTOR, hoy deseo escribir sobre una herreña extraordinaria, como mujer y como artista, que ha sabido conquistar al público en todas las partes que ha estado.

María Mérida, flor y nata de la canción canaria, portadora de grandes virtudes para el arte, embajadora de nuestras Islas, querida en miles de hogares, huella imborrable de nuestros corazones, nacida en la tierra del Garoé, mujer sufrida por múltiples problemas que da la vida, hoy todavía canta sin perder esos dotes naturales que le ha dado Dios como le dijera un buen amigo.

María, persona entrañable que cuenta con una obra biográfica, por cierto muy amena escrita por César Ortega y Esther Velasco, donde se narra una parte importante de su vida en lo personal y como artista, obra valiosa para aquellas personas que deseen saber quién ha sido y es una de las joyas más grandes de la canción de nuestras Islas.

María, persona que conocí muy pequeño todavía, en unas fiestas del Mocanal y tardé muchos años en volverla a ver, motivo por lo que me cuenta era debido a muy tristes circunstancias de tipo familiar, quien me solía comentar algo de su vida era su gran amigo, el poeta de la Virgen de Los Reyes, Francisco Febles Machín, persona a la que estima mucho, diría se estiman mutuamente. La gran artista, después de superar los enormes baches que somete a uno la vida, decide venir con frecuencia a su Isla, encontrándose con el apoyo del Cabildo Insular y con la simpatía del pueblo herreño, María dirige varios cursos para el aprovechamiento de las asociaciones de mayores que la adoran efusivamente. El canto como bandera va calando fuerte en todos los colectivos, por lo que el Cabildo Insular la nombra Hija Predilecta, acto de homenaje llevado a cabo recientemente.

María participa con nosotros en las tertulias de la radio, no fallando su felicitación navideña desde Madrid a través de las ondas, donde prometió personalmente y en exclusiva presentar su último trabajo discográfico "Mi Dulce Garoé", cosa que hizo y le estaremos agradecidos siempre.

María, personaje que conoció tantas figuras de la época, como el famoso personaje radiofónico Boby Deglane, Néstor Álamo, gran compositor canario o famosos como Plácido Domingo, María Dolores Pradera y tantos y tantos que nos parecen increíbles, María, que tiene muchísimas calles y plazas en nuestras Islas de las que se siente orgullosa, también es Premio de Canarias. Esta mujer que todos los años nos visita para ponernos a punto y engrandecer nuestro folklore, representa el sentimiento de nuestra identidad en su letra y en su música, así es María Mérida, que nos visita acompañada por su amiga Tilde, Begoña y Antonio-Jesús, cuando hace uso del micrófono, no paran los teléfonos para saludarla, es que María es mucha María, la que no sólo nos cautiva con su canto, sino como persona, ese binomio que le acompañan y la hacen mucho más grande de lo que es, María, en El Hierro y en todas partes grande como la más grande. El Hierro la quiere y sabe que nunca se apagará su voz. Felicidades, María, por todo.

LEONCIO MORALES RODRÍGUEZ